0

Por Amparo Canedo, Cochabamba (Bolivia)

Son las 10.00 del último sábado y Julieta Montaño Salvatierra (72 años) está coordinando el pintado de la fachada de la casa donde vive en la ciudad de Cochabamba. Va y viene como delgada hormiga. Riñe un poco a sus tres perros. Pide disculpas porque sigue haciendo. Al final se sienta. Acostumbrada a las entrevistas, la abogada, activista y escritora no necesita que nadie le diga dónde acomodar el micrófono. Sonríe y es una señal de que ya está lista.

Guardiana fue a buscar a Julieta Montaño para conocer su opinión sobre los últimos anuncios del Gobierno para mejorar la lucha contra violencia hacia las mujeres, hechos por el presidente Evo Morales. Lo que ella tenga que decir interesa porque ha luchado gran parte de su vida por los derechos de las mujeres y conoce cara a cara a las que viven en situación de violencia, porque las ayuda en Cochabamba desde la Oficina Jurídica para la Mujer que ella lidera desde 1985.

Guardiana: ¿Cuál es la evaluación que Julieta Montaño hace sobre los últimos anuncios del Presidente en relación a la lucha contra la violencia hacia la mujer en Bolivia?

Montaño: En realidad a mí esos anuncios me han llamado la atención. Justo tengo escrito un artículo al respecto. ¿Qué es lo que hace el Presidente? Parecería que recién se está enterando del contenido de la Ley 348 (Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia) y reproduce lo que está en dicha ley. No nos trae nada de novedoso, salvo que dijo que va a sugerir a nivel internacional que la violencia contra las mujeres y el feminicidio sean tipificados como crimen de lesa humanidad. En el resto, ha repetido lo que está en la Ley 348.

Me llama la atención que su enorme preocupación no le lleva a soltar un centavo del Tesoro General del Estado. El Ministerio de Justicia y sobre todo el Viceministerio de Asuntos de Género es la cenicienta de las más cenicientas del Estado. En un informe del 2017, el presupuesto que recibía anualmente este viceministerio era de 50 mil dólares, frente a los 67 millones de dólares que recibió el Ministerio de Comunicación.

Guardiana: Usted acaba de mencionar el dinero que recibe el Ministerio de Comunicación... En la Ley 348 se indica que este ministerio debería destinar a las campañas de prevención a la violencia hacia la mujer una cantidad similar de dinero que da para grandes campañas de otros temas. ¿Usted ve esas campañas?, ¿cree que el Gobierno está cumpliendo la Ley 348?

Montaño: No está cumpliendo la ley. En estas últimas dos semanas han aparecido unos cuantos spots, nada más. No está cumpliendo. Todo es cargar al presupuesto de seguridad ciudadana y este no es solo de prevención de violencia hacia las mujeres, sino para combate a la delincuencia, prevención de atracos y otro tipo de problemas.

Julieta Montaño (der.) con la directora de Guardiana, Amparo Canedo.

No veo voluntad política real y efectiva. Y no podemos seguir permitiendo que la población vuelque toda su frustración y su bronca contra el Ministerio Público, el Órgano Judicial, la Policía cuando, en realidad, a estas instancias todo el tiempo se les da más trabajo, pero no les aumentan el dinero a jueces, fiscales... Con dos jueces especializados en violencia y anticorrupción (en Cochabamba), qué podemos hacer.

"Me llama la atención que su enorme preocupación (del Primer Mandatario), no le lleva a soltar un centavo del Tesoro General del Estado. El Ministerio de Justicia y, sobre todo, el Viceministerio de Asuntos de Género es la cenicienta de las más cenicientas del Estado" (Julieta Montaño).

Guardiana: ¿Ustedes han hecho algún análisis en la Oficina Jurídica u otras organizaciones sobre cuántos jueces deberían trabajar en Cochabamba en casos vinculados a la violencia hacia la mujer?

Montaño: Mínimo deberían haber cinco jueces. No hay posibilidades de que crezca mucho más el Órgano Judicial porque su presupuesto es el cero cinco por ciento del Presupuesto del Tesoro General de la Nación. Imagínese el cero cinco por ciento, mientras los presupuestos de los ministerios de Comunicación, Presidencia, Gobierno y Defensa se llevan la mejor parte de la torta y lo que es educación, salud, prevención de la violencia, acceso a la justicia no. Y la falta de respuesta de la justicia nos está generando un ambiente de crispación tan grande, que los casos de violencia se vuelcan contra las mujeres y los niños que son las víctimas.

"Tiene que haber un replanteo serio de lo que es la asignación de recursos desde el Tesoro General de la Nación" (Julieta Montaño).

Guardiana: ¿Sabe cuánto por ciento estaría destinando la Gobernación de Cochabamba en esta gestión para la lucha contra la violencia hacia las mujeres?

Montaño: Cada vez que se les pregunta, nos dan cifras diferentes. Ellos tampoco tienen recursos. La Gobernación tiene la Unidad de Desarrollo Humano y dentro de esta tiene Género. Ellos actúan igual que las ONG. Tienen que buscarse la vida por ahí de la cooperación internacional. El municipio está igual, está en una situación desastrosa. La ley es una maravilla porque dice que los municipios tienen que tener equipos multidisciplinarios. No hay un solo municipio que tenga personal completo durante todo el año. Todos los municipios han tomado el modelo del Estado central de los llamados consultores en línea que, aparte de ser una burla para la gente que está en busca de justicia, es una forma de explotación laboral vergonzosa.

Guardiana: Volviendo al tema de los anuncios últimos del Presidente, llama la atención el hecho de que su plan incluya pactos con instituciones que dependen del Gobierno. ¿Cuál es la lectura que usted hace al respecto?

Montaño: Es una falta de respeto del dolor de las víctimas. Yo leo como una acción electoralista de muy mal gusto, porque todo eso está en la Ley 348 y lo único que tienen que hacer es cumplir la ley. Las señoras y señores que están en Diputados y Senadores lo único que tienen que hacer es fiscalizar si se está cumpliendo o no y escuchar críticamente por qué no se está cumpliendo. No solo tienen que convocar a sus ministros para echarles flores.

Guardiana: Algunas organizaciones han solicitado que se declare estado de alerta frente a la cantidad de feminicidios, ¿usted está de acuerdo con que se recurra a esta opción contemplada en la Ley 348?

Montaño: No estoy de acuerdo. Es prestarme a un juego de decirle: "Por favor cumplan con la ley". Si realmente se les está yendo de las manos el problema, que es muy serio, tienen que replantear todo el presupuesto para asignar personal especializado, tecnología, instrumental. Tienen que contratar personal para que capacite en las escuelas.

En esta semana yo estuve trabajando con directores (de establecimientos educativos) de Cochabamba y, claro, les pedimos a ellos que sean todólogos. No hay que olvidar que tanto profesoras como profesores son parte de esta sociedad y tienen las mismas tareas que tenemos los demás. No les podemos pedir de la noche a la mañana que hagan el trabajo de prevención de la violencia sin darles herramientas, argumentos, capacitación... pero para esas cosas se necesita presupuesto.

Guardiana: Los niveles de violencia siguen aumentando y en ellos aparece la figura de jóvenes como feminicidas. Esto lleva a pensar que tal vez existen otras variables más que están cruzando la estructura del patriarcado a la que se le atribuye los feminicidios. ¿No cree que podríamos estar frente a un fenómeno más complejo y amplio que amerita ser estudiado?

Montaño: Mire, yo desde hace mucho tiempo, incluso antes de que dicten la Ley 348, decía para qué seguir empapelando con más leyes si no sabemos por qué no se ha cumplido el efecto que queríamos con la 1674 (Ley contra la Violencia en la Familia o Doméstica del 15 de diciembre de 1995). Conste que entonces no era tan grande la incidencia de los feminicidios. Propuse que se contrate sociólogos, psicólogos sociales y criminólogos que sean capaces de darnos las pautas que nos permitan ver lo que no estamos viendo. Qué está sucediendo en esta sociedad. Intuimos que entre los jóvenes hay ausencia de modelos a seguir y los modelos públicos que tienen ahora no son los mejores: gente que miente; que agrede cuando abre la boca; que legitima y naturaliza la corrupción. No son buenos ejemplos para la juventud. En mi generación luchábamos para ser esa persona, tuvimos modelos.

Hay que investigar, y ya que somos tan generosos para tirar plata en este país en otras cosas, por qué no pagamos lo que realmente cobran estos grandes investigadores. Los tenemos que traer si no hay en el país. Hagamos un equipo entre nacionales y extranjeros para hacer un trabajo en serio. De lo contrario, seguiremos dando manotazos al aire. Podría ser parte de un plan serio.

La Ley Marco de Derechos Sexuales y Reproductivos que se aprobó por unanimidad en el Parlamento en esos años fue observada por el entonces presidente Carlos Mesa sin ninguna explicación, sin decir por qué se la estaba observando (Julieta Montaño).

Guardiana: Por favor, dígame cuáles son las fortalezas y debilidades que usted, a partir de su experiencia, identifica en cada actor del sistema de justicia que atiende los casos de violencia hacia las mujeres...

Montaño: Nada es totalmente blanco o negro. Sería tremendamente injusto atribuirle todos los males al sistema de justicia que incluye a la Policía, Fiscalía y Órgano Judicial. Para los jueces y fiscales es humanamente imposible dar abasto a todo, dejando de lado que es cierto que hay casos de corrupción. Pero también está la falta de autonomía e independencia para decidir. Todo el tiempo están sujetos a presión: llamadas telefónicas, amenazas telefónicas que si el Viceministro es mi pariente, etc... La verdad es que la primera reacción es por qué no los mandan al diablo, pero me pongo en su lugar: tienen familia, necesitan trabajo en un país donde no abunda el trabajo. Hay eso y con los policías, las cosas están mucho peor. A un policía se le exige que cumpla con la investigación en los plazos establecidos. Para que vaya a notificar, él tendría que ir desde Coña Coña hasta Ushpa Ushpa. No tiene vehículos. En qué va a ir. Si va en micro se quedará toda la mañana o la tarde con una notificación. El malestar de la población luego se vuelca contra ellos. Con qué va a notificar. Si quisiera hacerlo en micro, son por lo menos dos micros y no es el único caso que debe notificar, son muchísimos casos.

Necesitamos conocer la realidad de cada una de las instituciones. Y, bueno pues, es necesario también hacer ajustes en lo ético, que es necesario. Ya tantos casos de policías están avergonzando a la institución. Eso no quiere decir que el 100 por cien de los policías sean corruptos, agresores. Hay gente que sí hace su trabajo; pero no hay respeto a su autonomía

Guardiana: Tengo entendido que usted es una de las personas que vio de cerca el proyecto de Ley de Derechos Sexuales y Reproductivos, pero este no se aprobó. ¿Usted sabe por qué?

Montaño: La Ley Marco de Derechos Sexuales y Reproductivos que en realidad se aprobó por unanimidad en el Parlamento en esos años, hace casi 18 años, fue observada por el entonces presidente Carlos Mesa sin ninguna explicación, sin decir por qué se estaba observando. Como se acababa la gestión, se quedó ahí. El nuevo Gobierno dijo que haría su ley, que no tenía por qué recoger la herencia de los neoliberales. Era una ley que tenía solo siete artículos, pero estos recogían todo el tema de derechos sexuales y derechos reproductivos. Hasta el día de hoy no existe dicha ley y se necesita. Si bien está en otras leyes la educación sexual en la ley educativa y otra normativa, incluso en la 348, pero necesitamos que sea un cuerpo que sea el referente para que se pueda trabajar en salud, educación y prevención en violencia a partir de eso.

Cinco de cada 10 personas de la clase media emergente, en riesgo de volver a ser pobres

Noticia Anterior

Caen dos de un grupo de uniformados implicados en violación a una niña

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *