0

Por Miriam Telma Jemio, Bolivia

“No queremos vivir 100 años. Solo pedimos un trato preferente, ya no queremos madrugar por una ficha para el médico”, reclama María Luna mientras hace fila en puertas del hospital de Clínicas de La Paz por una ficha para el cardiólogo.

Como ella, todos los días, en cualquier punto del país, decenas de adultos mayores hacen filas -por horas- para obtener una consulta médica. Así lo confirma a Guardiana el líder nacional de este importante sector de la población, Freddy Gutiérrez.

“En la atención no hay el trato preferente de los médicos. Estamos pidiendo que se cumpla el trato preferente, que solucionen la falta de medicamentos y de médicos para que uno no tenga que hacer filas”, remarca Gutiérrez, presidente de la Asociación Nacional de Adultos Mayores de Bolivia.

Estas son algunas de las demandas planteadas por los adultos mayores, quienes se reunieron en La Paz para conocer el alcance del Sistema Universal de Salud (SUS), implementado por el Gobierno en marzo de este año en todo el país, cuyas prestaciones ahora los incluye.

Ayer, 26 de agosto, se recordó en el país el Día de las Personas de la Tercera Edad, fijado inicialmente por el Decreto Supremo 1421 del 17 de diciembre de 1948 y ratificado con la declaración de esta fecha como Día de la Dignidad de las Personas Adultas Mayores en Bolivia de acuerdo a la Ley General de las Personas Adultas Mayores, promulgada por el mandatario Evo Morales el 1 de mayo de 2013.

La población de adultos mayores crece cada vez más (Foto: Ministerio de Salud).

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) maneja la información de que envejecimiento en Bolivia, como en la región, se da en un contexto de pobreza y desigualdad de ingresos, por lo que a los problemas de salud típicos del adulto mayor se suman dificultades económicas que agravan su situación.

Actualmente, la población continúa aumentado y envejeciendo de forma sostenida. 

Datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) señalan que para el 2020 la población de adultos mayores pasará del 9,5% al  11,5% el 2030, tendencia que refleja el inicio del proceso de envejecimiento de la población en Bolivia.

El 59% de los adultos mayores están concentrados en cinco ciudades: La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, El Alto y Oruro, según indicadores elaborados por el municipio de La Paz.

MADRUGAR POR UNA FICHA

Maclovia Luna llegó al hospital de Clínicas a las 5:00 del segundo miércoles de agosto. “Estoy de pena –dice- porque parece que hay varios antes de mí.  Ojalá alcance (las fichas, que por lo general son 20 por día) sino voy a tener que volver mañana más temprano”. Hará una consulta directa, no a través del SUS, porque asegura que se cansó de pedirle al médico de su Centro de Salud que la transfiera a un hospital.

“Lo primero que estamos demandando (la Asociación Nacional) es que ya no nos hagan madrugar a las 4 o 5 de mañana para que encima no consigamos una ficha. Queremos consultorios exclusivos para el adulto mayor. Unos son atendidos con suerte y otros deben volver a madrugar al día siguiente para tener la consulta”, explica Gutiérrez.

Los asociados remarcan que solo están exigiendo que se cumpla la Ley 369 (Ley del Adulto Mayor, de 2013), que regula sus derechos, garantías y deberes, así como la institucionalidad para su protección. Dicen que no solo en salud, sino que en todo lado son discriminados, maltratados y echados al olvido.

“Señores -reclama Gutiérrez- yo estoy exigiendo mis derechos, tienen que darme atención preferente. Los jóvenes tienen que pensar que mañana serán adultos mayores. Ayuden a que se cumpla la ley. Los jóvenes nos ven como gente inútil. No se dan cuenta de que hemos dado el pulmón para que marche Bolivia”.

INVISIVILIZADOS EN EL SUS

“El Sistema Universal de Salud (SUS), vigente desde marzo de este año, tiene más de mil prestaciones que son comunes para todos los beneficiarios, desde niños hasta adultos mayores. Si tienen problemas pulmonares hay un especialista; si tienen problemas cardiacos hay un especialista. Es para todos en general”, señala Efraín Monje, responsable del Adulto Mayor del Continuo de la Atención del Ministerio de Salud.

Los adultos mayores deben competir con mujeres, niños y demás población por una atención médica en el primer nivel inicialmente y luego en los hospitales de segundo y tercer nivel, dependiendo del mal que los aqueje.

“Esto es demasiada burocracia. Todo esto no funciona. El Ministerio de Salud solo no va a poder hacer que esto funcione. Tienen que cumplir su rol los municipios y las gobernaciones en el primer nivel, luego en el segundo nivel y en el tercer nivel. También tienen que trabajar con nosotros como dice la ley”, reclama Eugenio Téllez, presidente de la Asociación Departamental Rural de Adultos Mayores de Cochabamba.

Tellez también remarca que no hay trato de calidad como manda la Ley 369 del Adulto Mayor. “Calidad nunca va a haber, porque  los médicos no tienen instrumentales para atendernos. Dicen que lo harán. No sabemos cuántos años van a tardar en implementar el SUS, mientras tanto ¿quién nos da valor? Por eso, prefiero automedicarme, porque es una pena la atención”.

Las quejas en la Asociación también señalan que desde la implementación del SUS, la entrega de medicamentos se centralizó en La Paz, eso los perjudica como pasó –por ejemplo- en el hospital Santa Bárbara de Sucre, donde se quedaron sin medicamentos.

“Te dicen: 'No tenemos este medicamento. Le puedo recetar para que se compre? Entonces, ¿dónde está la gratuidad del SUS?”, pregunta el dirigente de Cochabamba.

Lo que se repite en todas las regiones del país es la saturación del SUS por la alta demanda de atención. En Coroico (Los Yungas de La Paz), Gustavo Padilla contó que por una enfermedad crónica asiste entre dos y tres veces al médico y, por lo general, entre 17 y 22 personas hacen fila. “Tenemos que hacer cola desde las 5:00, pero ahora (desde el SUS), la fila rodea el hospital, porque hay más de 70 personas esperando ser atendidas”.

No comprende por qué sigue la misma cantidad de médicos si se duplicó o triplicó el número de personas que demandan la atención médica gratuita.

El alimento Carmelo y la prevención

La política nacional de salud es promocional y preventiva, asegura Efraín Monje, responsable del Adulto Mayor del Continuo de la Atención del Ministerio de Salud. En ese contexto, el alimento complementario llamado Carmelo juega un papel importante, porque el beneficiario debe primero pasar por la consulta médica para el control de los signos vitales y otros registros para detectar de manera temprana cualquier enfermedad. Luego se hace el seguimiento correspondiente, ya sea en primer nivel o si se requiere se lo deriva al especialista del tercer nivel, puntualiza la autoridad de salud.

La actividad física es una medida de prevención de enfermedades
(Foto: GAMLP).

Para Justo Gil, uno de los beneficiarios del Carmelo, eso es una pérdida de tiempo ya que además les hacen volver varias veces hasta conseguir la ficha y que los atienda el médico. “Peor es cuando vas a recoger de enfermería el Carmelo y te dicen que no hay, que vuelva”.

La nutricionista Vicky Aguilar, técnico del área de Alimentos Complementarios del Ministerio de Salud, afirma que el suplemento alimentario Carmelo fue desarrollado tomando en cuenta los problemas de salud de los adultos mayores como la diabetes, hipertensión, osteoporosis y presión alta; y sus necesidades de micronutrientes y macronutrientes como las vitaminas A y E que son antioxidantes que ayudan a aumentar la inmunidad del adulto mayor.

El Carmelo, también, contiene hierro, calcio, zinc y yodo para combatir los problemas de la tiroides y el Omega 3 para la pérdida de memoria, y colágeno para las articulaciones y mantenimiento del organismo en general.

Aguilar explica que la “mezcla de todos esos nutrientes está enfocada a contrarrestar los malos hábitos alimenticios. En Bolivia, lamentablemente, se consumen más carbohidratos que verduras y frutas. Debemos mejorar los hábitos alimentarios para evitar, a la larga, problemas de salud”.

El suplemento alimenticio es comprado por los municipios en todo el país y entregado con la presentación de la boleta de cobro de la Renta Dignidad y tras una consulta médica, una vez al mes, como una forma de prevención.

Los adultos mayores, debido a su edad, padecen de enfermedades a nivel crónico como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad y problemas mentales como la pérdida de memoria o accidentes vasculares. Según el Ministerio de Salud, también son frecuentes las consultas por lumbalgia (dolor localizado en la parte baja de la espalda), enfermedad por reflujo gastroesofágico (acidez estomacal- indigestión), faringoamigdalitis (inflamación de amígdalas), artrosis y artritis, en rodillas y codos.

Monge explica que si son crónicas se pueden controlar con la medicación como la hipertensión y la diabetes. Mientras esté en tratamiento, hecho por especialista con medicación, si no desaparece la enfermedad, va a disminuir el dolor. “No hay un protocolo específico. Lo que existen son normas nacionales de atención clínica, que definen el nivel de la enfermedad, que debe ser evaluada por un médico especialista con el apoyo de laboratorio”.

La autoridad de Salud insiste en que la atención médica inicial siempre es en el centro de salud, donde hay un médico y lo correcto es que la persona se haga el control de signos vitales, peso y talla, y si se descubre que tiene presión arterial alta, por ejemplo, tienen que derivarla al cardiólogo, quien hará el tratamiento. Y si persiste, tienen que hacer un serio análisis complementario para saber el origen del problema. “Se tiene que hacer un estudio más minucioso, hay que investigar”.

En el hospital de Clínicas la gente hace fila una noche antes para asegurarse una ficha.

Alimentos que debería consumir el adulto mayor

Son siete los grupos de alimentos para combatir la aparición de enfermedades como la hipertensión arterial, diabetes, osteoporosis, pérdida de memoria, neumonía y la tuberculosis después de los 60 años de edad.

20 ONG y 20 universidades apuntan al modelo «depredador» y ofrecen su ayuda

Noticia Anterior

En 13 años, el Gobierno no frenó la deforestación ni la contaminación minera

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *