0

Por Viviana Ariñez, Guardiana (Bolivia)

Lunes 4 de mayo de 2020.-Un alto porcentaje de estudiantes no tiene computadora ni internet en su casa y los representantes del sistema universitario que incluye a 500 mil estudiantes y que clama por internet gratuito hoy tendrán una reunión con Entel.

El Sistema de la Universidad Boliviana, representado por el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), está conformado por las 11 universidades públicas del país, además de otras casas de estudios superiores como la Universidad Católica Boliviana San Pablo, la Escuela Militar de Ingeniería y la Universidad Andina Simón Bolívar.

“Varios estudiantes nos vemos afectados en el avance de las clases virtuales al no estar en constante conexión a internet a comparación de otros que cuentan con wifi y computadora”, se lamenta Carla Coarite (24), a quien también le faltan recursos para comprar megas para pasar clases por celular.

“En mi caso, el único que mantiene mi hogar  —de cuatro personas— es mi papá que trabaja como taxista, pero debido a la cuarentena ya no puede trabajar. Por esta razón no puedo cargarme crédito y asistir a las clases virtuales”, relata Carla, estudiante de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz.

Si bien prácticamente todos los estudiantes universitarios bolivianos tienen un teléfono celular, un alto porcentaje no cuenta con conexión a internet y dinero para la compra de megas que le permita acceder a clases virtuales como zoom, googleclassroom y otros.

Es por esta situación que el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) envió una serie de notas a la presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Añez; a la presidenta del Senado, Eva Copa; al ministro de Obras Públicas, Ivan Arias, y a las operadoras telefónicas para solicitar el acceso gratuito al servicio de internet en el sistema universitario.

Hasta el viernes, ninguna autoridad había dado respuesta a los pedidos del sistema universitario; sin embargo, se lograron algunos avances con Entel y para hoy se prevé una nueva reunión.

El problema de la conectividad

Como efecto de la cuarentena por la Covid-19 en Bolivia desde el 22 de marzo hasta la fecha, las universidades optaron por la continuidad de clases virtuales y, al parecer, recién se dieron cuenta del problema que enfrentan los estudiantes.

“Es una mentira que se diga que todos los bolivianos tienen conexión a internet. Si bien es cierto que tienen conexión, no pueden usar recursos como la videoconferencia, pues siguen siendo costosos, especialmente para estudiantes que tienen una realidad socioeconómica difícil. Contar con internet adicional para ellos es todo un lujo”.

Wildher Murillo, jefe de la División de Redes y Sistemas de Información de la UMSA.

Actualmente, el sistema universitario realiza una encuesta en las diferentes casas de estudios superiores que forman parte del mismo, a fin de tener datos certeros sobre la situación de los estudiantes.

Wildher Murillo, jefe de la División de Redes y Sistemas de Información de la UMSA, explicó que en una consulta que se realizó en Medicina de dicha universidad en La Paz se evidenció que de una clase de 40 estudiantes, un promedio de 35 se conectan y responden a las actividades vía WhatsApp, pero solo de un 10% a 15% pueden conectarse a las diversas plataformas y sostener, por ejemplo, una videoconferencia, lo que demuestra una baja conexión.

Juan Bohorquez, ejecutivo de la CEUB y rector de la Universidad Tomás Frías de Potosí, sostuvo que la pandemia sorprendió a todos y el sistema universitario “se ha aventurado a lanzar la educación virtual como un desafío para los docentes y para los estudiantes, pero el problema con los estudiantes es que no tienen cobertura de internet”.

“Estamos en una deficiencia especial”, señaló Bohorquez, quien informó que también existen estudiantes del área rural que se trasladaron a sus lugares de origen, mientras dure la cuarentena y no tienen conectividad.

Es el caso de Nelson Huayta (22), un estudiante que proviene de Palos Blancos. Él contó que por esa región ni siquiera están llegando tarjetas para cargar megas, menos hay un café internet para que pueda realizar sus trabajos.

Por tal motivo, se flexibilizaron las clases, y la mayoría de las y los docentes envía tareas vía WhatsApp y limita las clases virtuales, además, en universidades como la UMSA se determinó que durante este tiempo no habrá calificaciones, explicó Bohorquez.

El exrector de la UMSA Waldo Albarracín sostuvo que las universidades bolivianas no estaban preparadas para afrontar sus tareas de educación en el actual escenario, pero hacia delante tendrán que mejorar su educación virtual.

“Es un aprendizaje que se está dando no solo en Bolivia, sino en el mundo. Las universidades están comprendiendo, a partir de la pandemia, que puede volverse a presentar otro escenario similar. Por tanto, deben estar preparadas para continuar con sus tareas educativas y de investigación”.

Waldo Albarracín, exrector de la UMSA
500 mil estudiantes en el sistema universitario

Bohorquez aseguró que las universidades están técnicamente preparadas con sus plataformas virtuales, pero el problema es el económico porque una plataforma no puede solventar el acceso gratuito de estudiantes.

El CEUB aglutina a más de 500 mil estudiantes, quienes al menos pasarán cinco clases por semana, lo que supondrá unas dos millones de personas.

“No tenemos capacidad económica, estamos pidiendo una política de Estado, para brindar educación virtual gratuita como lo está haciendo el Ministerio de Educación en las escuelas”, dijo.

Capacitación a docentes en TIC
Una clase normal antes de la cuarentena.

El sistema universitario inició procesos de capacitación a los docentes para que puedan trabajar con las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), pues “algunos, los más mayores, tenemos algunas deficiencias”, dijo Bohorquez.

La UMSA, que cuenta con plataformas virtuales desde 2013, inició en abril de este año una masiva capacitación a sus docentes en las TIC y el uso de plataformas virtuales y, para ello, se organizaron por facultades y carreras en cuatro turnos por día. Se prevé que terminarán con la misma a mediados de mayo.

Murillo informó que existen facultades como Farmacia y Ciencias Políticas que tienen muy avanzado su trabajo en plataformas virtuales; sin embargo, se evidencia un retraso preocupante en Ciencias Sociales.

También se prevé capacitar a los estudiantes; sin embargo, consideran que no será muy difícil pues son nativos digitales, solo que como no podrán acceder a plataformas virtuales se les enviará microcápsulas.

Educación a distancia

Otro problema con el que tropiezan las universidades es la capacidad de brindar educación a distancia, pues no es lo mismo dar una clase presencial que una por plataforma virtual.

Albarracín dijo que este problema es para todo el sistema educativo. “Hoy es necesario que nuestros docentes universitarios y escolares estén preparados para estos sistemas de educación virtual, que no es simplemente habilitar el Zoom o el Skype. En las universidades deben desarrollar sistemas de formación de los propios docentes y avanzar en la educación virtual que será cada vez más necesaria”.

El rector de la UMSA, Javier Peñaranda, informó que el Honorable Consejo Universitario de la UMSA instruyó  a la Carrera de Ciencias de la Educación  que diseñe, elaboré y presente estrategias educativas orientadas a la implementación y desarrollo de las clases virtuales y semipresenciales.

Gobierno da a la gente, alcaldías y gobernaciones la responsabilidad de retornar a una vida más normal

Noticia Anterior

Microagricultores trabajan más sorteando escollos para llegar a las urbes en temporada alta de cosecha

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *