0

Texto Carlos Tellería, foto de portada APLP (Bolivia)

Jueves 7 de noviembre de 2019.- El Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) presentó un estudio de 190 páginas con información de 19 indicadores o pruebas que, según esta organización contraria a la reelección del presidente Evo Morales, demuestra que sí hubo fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre.

La investigación del ingeniero Edgar Villegas y un equipo de profesionales se hizo sobre la base de 19 indicadores, entre ellos sumas equivocadas; la presencia de mayor cantidad de votos que de inscritos en la mesa; capturas de actas de cómputo realizadas cinco días antes de los comicios; cédulas de identidad duplicadas; traslado o transferencia de votos, por ejemplo, de candidatos uninominales al candidato presidencial y borrones en las actas.

Uno de los voceros del Conade, Manuel Morales, afirmó en conferencia de prensa que el fraude fue montado en una sucesión de pasos que se dieron desde antes de los comicios, durante el proceso de conteo preliminar de votos (con el sistema TREP), la interrupción del mismo, su reanudación y el cómputo final oficial. Se realizó un análisis informático, matemático y estadístico de los datos.

Las anormalidades –según el Conade– fueron trabajadas desde las oficinas del Tribunal Supremo Electoral, de los tribunales departamentales, de los notarios y jueces electorales, y de los delegados del Movimiento al Socialismo (MAS).

Un punto de bloqueo en la ciudad de Cochabamba.
El estudio será difundido

Según Manuel Morales, los resultados de esa investigación permiten alertar que la auditoría electoral realizada por 30 expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA) sería otro fraude, razón por la cual el Conade ratifica su exigencia de que las autoridades electorales renuncien y que los comicios del 20 de octubre sean declarados nulos.

Anticipó que la investigación será difundida a través de las redes sociales para que sea de conocimiento de la población y, además, será entregada a organismos internacionales como la OEA y Naciones Unidas.

En varias oportunidades, Evo Morales se declaró ganador de las elecciones en primera vuelta y decía que no sentía temor alguno por los resultados de la auditoría y, más bien, invitaba a los frentes políticos opositores que presenten las pruebas que decían tener en sus manos.

Sospechas

Las sospechas de fraude surgieron la misma noche del 20 de octubre, cuando a las 19.40 fue interrumpida la difusión de los resultados preliminares con una tendencia que hacía prever una segunda vuelta entre el presidente Evo Morales y el segundo en la votación, el opositor Carlos Mesa.

Después de reanudada esa difusión de datos del TREP, la tendencia había cambiado hasta que en el cómputo final Evo Morales obtenía más del 10% de diferencia sobre Mesa. Así no habría necesidad de una nueva votación entre ambas candidaturas.

Horas más tarde comenzaron las movilizaciones que exigían el respeto al voto. La imposibilidad de llegar a un acuerdo llevó al Gobierno a gestionar, sin consultar las condiciones que podría exigir el frente rival, una auditoría a los comicios. Ese trabajo de revisión empezó el jueves 31 y se anunció entonces que los resultados estarían listos en 10 o 12 días.

Entidades piden diálogo pacificador con la mediación de la Iglesia Católica

Noticia Anterior

Un muerto, 90 heridos, una Alcaldesa humillada y una Alcaldía quemada en Cochabamba

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *