0

Texto y fotos Malkya Tudela, Guardiana (Bolivia)

Miércoles 17 de febrero de 2021.- San Antonio de Lomerío está sembrada de contenedores de lluvia, antiguos aljibes y bombas de agua que utilizan sus habitantes para acopiar todo el líquido posible para uso y consumo en sus actividades domésticas diarias. El agua potable llega una vez por semana a cada barrio.

La Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Lomerío contiene al municipio de San Antonio de Lomerío. En el principal centro poblado, del mismo nombre, existen cerca de 1.000 habitantes.

Debido a la falta de agua, en los hogares se reserva todo el líquido posible en grandes ollas, baldes y bidones alrededor del grifo. El Censo de 2012 registró en todo el municipio solo 21 hogares con agua por cañería, es seguro que este número se modificó con el programa Mi Agua V, pero el acceso es restringido.

Los aljibes viejos enterrados en el suelo y tanques flexibles nuevos están desperdigados por el pueblo, dando testimonio de los esfuerzos de sus habitantes por acceder al agua.

Lea aquí: Después de dos décadas, un bosque da agua a quienes lo cuidaron en La Asunta

Las antiguas bombas de agua, escasas en el pueblo, dan auxilio a las familias que no tienen agua por cañería o a las que necesitan más de la que pueden recibir el día de aprovisionamiento semanal.
El turno por barrio es de un día a la semana, por eso los hogares reservan todo el líquido posible en grandes ollas, baldes y bidones alrededor del grifo.
Las autoridades han distribuido tanques de 5.000 litros para conectarlos a los tejados para acopiar la lluvia. El problema es que esto se ve obstaculizado por una reducción de las precipitaciones en los últimos años y una sequía persistente en la Chiquitanía.
Los tanques acopiadores forman parte del paisaje aunque no sean muy útiles si no hay agua que acopiar. La Gobernación de Santa Cruz y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos entregaron estos tanques, por separado, como respuesta a los incendios forestales de 2019 y 2020.
Las calles vacías y apacibles de San Antonio de Lomerío están dotadas de estos tanques. En las otras 29 comunidades del municipio, los problemas del acceso al agua se resuelven internamente por gestión propia y, en algunos casos, logran apoyo del municipio, el gobierno central o la cooperación internacional.

Un grupo de jóvenes busca sustituir el plástico en Cochabamba con Quraplanet

Noticia Anterior

La pandemia aumentó hasta en un 50% la venta de motos

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *