0

Guardiana (Bolivia) y fotos de Trabajo Digno, iniciativa patrocinada

Lunes 28 de diciembre de 2020.- María Isabel Luján Condori (33) trabajó en un negocio de servicio de té en la ciudad de Cochabamba durante dos años y medio. Su horario de trabajo, de 7:30 a 15:00, a veces se extendía hasta las 17:00 o 18:00. En algún momento le hicieron trabajar en feriado. Había que despachar algún pedido grande de humintas o empanadas. Así justificaba su demora ante su madre y su hermana que le ayudaban a cuidar a sus dos hijos.

Ya estaba agotada y no veía los frutos de su esfuerzo en su ingreso mensual de 1.050 bolivianos. No había pago por las horas extras, no tenía seguro de salud ni aportes para la jubilación. Un día se cansó y se marchó en febrero de 2019.

No se fue sola, sino con una amiga del mismo salón de té que le había comentado de la ayuda que les podía prestar para conseguir empleo la Fundación Kallpa a través del proyecto Trabajo Digno, una iniciativa apoyada por la organización no gubernamental OGBL Solidarite Syndicale de Luxembugo, un país europeo ubicado entre Alemania, Francia y Bélgica.

Imagen de un taller presencial en el proyecto Trabajo Digno, durante la cuarentena dinámica.

Isabel reconoce que tenía una idea equivocada: pensaba que en la fundación le ofrecerían una fuente de trabajo. No fue así. En esas oficinas dan apoyo sin costo a las personas en desventaja social para que tengan oportunidades de gozar de una vida digna mediante un trabajo también digno, sin explotación laboral y en el marco de las leyes.

Penosa experiencia

Isabel recuerda que ella y su amiga llenaron un formulario y fueron invitadas a una reunión para recibir más información. Pasaron tres días e Isabel no asistió porque había conseguido empleo en una empresa constructora de redes eléctricas. Tiempo después tuvo que pedir apoyo por lo que le tocaría vivir laboralmente.

En la constructora de redes trabajó un año y tres meses, hasta el 25 de noviembre de 2020. “Era un gran cambio”, dice la antigua mesera, cajera y cocinera del negocio de té.

Cuenta que estaba nerviosa porque debía adaptarse a un reto desde su cargo de secretaria y en un escenario distinto: en la empresa trabajaban 50 varones y dos mujeres.

Sus empleadores no respetaban las ocho horas diarias de trabajo. Tampoco tenía seguro de salud. Y le asignaron “ciertas tareas” que ella creía poder cumplir porque dice que aprende rápido.

Sin entrar en mayores detalles, reconoce que tuvo problemas con la adquisición de insumos; aunque aclara que esa no era una tarea para la que le habían contratado.

Le costaba conocer los nombres de materiales con los que trabajaba la empresa. Recuerda que se hacían pedidos de cables por kilos y había que hacer la conversión a metros para la compra.

Otro problema que tuvo que afrontar era que en instalaciones de la empresa no había un espacio reservado para los servicios higiénicos para mujeres.

Con todos esos líos encima, Isabel buscó apoyo del proyecto Trabajo Digno. El abogado y capacitador legal-laboral Jair Irahola indica que a la mujer se le habló acerca de los efectos legales de los contratos.

Y al final de su relación laboral con la constructora de redes, ella necesitaba saber en cuánto tiempo le iban a pagar lo que le debían. Le llamaron para informarle que en cuestión de días podría cobrar su finiquito. Irahola complementa que el caso de Isabel todavía está en el proceso de recuperación de los beneficios.

El apoyo desde cinco ámbitos

El proyecto Trabajo Digno empezó a funcionar el año 2011 en Bolivia y se asentó en la ciudad de Cochabamba. Orienta sus actividades a las personas mayores de 14 años, esto porque a nivel internacional se considera que quienes son adolescentes no deberían trabajar antes de esa edad.

La directora general de la Fundación Kallpa, Martine Greischer, cuenta a Guardiana que esa iniciativa trabaja en beneficio de la población en desventaja social y lo hace desde distintos ámbitos: búsqueda de trabajo, emprendimientos exitosos, bienestar laboral, apoyo legal-laboral y seguridad social.

El abogado Irahola explica los alcances de cada una de esas áreas de atención:

  • Búsqueda de trabajo: se les da a los beneficiarios herramientas para la búsqueda. Por ejemplo, se les entrega un diario con los avisos de ofertas que también hay en internet, y se les pide buscar el que más les conviene. Se les ayuda a hacer su hoja de vida y carta de motivación. Se les capacita y se hace seguimiento de su caso. El objetivo es que la persona pueda desarrollar autonomía y conocimientos para moverse hasta encontrar un empleo para que sepa cuánto cuesta y así podrá, también, valorar su trabajo.
  • Emprendimientos exitosos: trabaja con quienes ya no quieren ser empleados o dependientes y prefieren montar su negocio propio. Un especialista les enseña a elaborar un plan de negocios con el modelo Canvas y hace un seguimiento de los avances. También se coordina con empresas que buscan trabajadores. Se hace el contacto entre el empleador y el beneficiario para que puedan llegar a un acuerdo. A los profesionales se les orienta y se les sugiere acudir a los ministerios de Trabajo y de Planificación del Desarrollo que tienen planes de empleo.
  • Bienestar laboral: la persona encargada ayuda a elaborar un proyecto de vida personal a quien busca un empleo digno; a canalizar la motivación laboral y fomenta la autoestima. Si hay problemas en la fuente laboral, se ofrece apoyo psicológico individualizado para superar las adversidades y en la resolución de conflictos. Luego el caso puede ser derivado a otra área para que se le dé un apoyo más práctico.
  • Apoyo legal-laboral: se ocupa de las capacitaciones en derecho laboral y en la atención de casos de personas que tienen problemas por despidos, renuncia, firma de documentos, reclamos de finiquitos y otros relacionados con la fuente de trabajo. También se acompaña a las personas que tienen que hacer trámites o asistir a alguna audiencia en el Ministerio de Trabajo.
  • Seguridad social: esta área atiende casos relacionados con los seguros de corto plazo, la atención en las cajas de salud, afiliaciones y atención a los asegurados. Las personas que necesitan apoyo son acompañadas en los trámites en las instituciones correspondientes y en las administradoras de fondos de pensiones (AFP).
Otras cargas sobre las espaldas

Y se ha tomado en cuenta esos cinco ámbitos explicados porque uno solo no sería suficiente. “Queremos brindar –dice la Directora General de Fundación Kallpa– un apoyo integral para que las personas no vayan de una institución a otra, sino que tengan a cinco especialistas en un solo lugar”.

Esa interacción que se realiza en talleres de capacitación gratuitos les ha permitido determinar que las personas no solo sufren por la falta de empleo; llevan otras cargas sobre sus espaldas como explica en el siguiente video la Directora General de la Fundación Kallpa, creada en 2018.

A la gente le falta autoestima y motivación. Necesita saber que alguien cree en ella y que no va a fallar, que se siente motivada porque sabe que a alguien le interesa”.

Martine Greischer, directora de la Fundación Kallpa
Cifras en nueve años

Desde el 2011, el proyecto Trabajo Digno ha acompañado a cerca de 4.500 personas en las cinco áreas ya mencionadas, explica Martine Greischer. Unas 21.000 personas fueron capacitadas en talleres.

Entre 2.700 y 3.000 personas han buscado ser capacitadas para encontrar una fuente de trabajo, pero solo un poco más de la mitad ha logrado su objetivo. Greischer comenta que hay gente capacitada que no busca empleo de inmediato, sino que guarda lo que aprendió para más adelante, o se le presentó una oportunidad para estudiar, o debe ayudar a su mamá. “Lo más importante –aclara– es que la gente sepa que estamos ahí para cuando nos necesite”.

Isabel se aferra a esa última frase de la Directora de Kallpa. No pierde la esperanza de encontrar un trabajo de su agrado, quizás en el área de recursos humanos. Ella pretende retomar sus estudios en Psicología en la Universidad Mayor de San Simón. Dice que le faltan dos años para terminar la carrera.

Y llegó la Covid-19

Las actividades en Trabajo Digno normalmente se realizaban de manera presencial hasta que llegó Covid-19 a Bolivia en marzo de este año. Las capacitaciones se realizaban los días jueves, a partir de las 15:00, en un salón ubicado en las oficinas de la calle 25 de Mayo N° 482 esquina Calama de Cochabamba. En estos cursos presenciales podían participar entre 30 y 50 personas. Pero esa rutina cambió desde que las autoridades determinaron aplicar medidas restrictivas por la pandemia.

No se puede ser impuntual

La atención y las capacitaciones ahora son virtuales. Los cursos se siguen ofreciendo los días jueves a las 15:00. En la página de Facebook de Trabajo Digno se puede hallar los enlaces a un formulario de inscripción y al grupo de WhatsApp. Desde allí se puede contactar con la plataforma Zoom, unos 10 minutos antes de que inicie la capacitación y el enlace es retirado  justo a las 15:00.

¿Por qué se lo hace así? Jair Irahola dice que las personas deben entender que buscar trabajo es un trabajo y se exige sobre todo puntualidad. Los impuntuales tendrán una nueva oportunidad el siguiente jueves.

Las capacitaciones no solo llegan a personas que necesitan apoyo. También se hacen cursos para el personal de instituciones como las universidades, municipios y otras.

Jair Irahola, capacitador en asuntos legales y laborales, explica en qué consiste su labor y, además, manda un consejo a quienes buscan un empleo.

¿Cuánto tiempo duran los talleres de capacitación? Irahola explica que si la capacitación abarca las cinco áreas, la sesión es rápida y generalmente es de una hora. En caso de que se necesite trabajar con más profundidad, cada área puede tomar entre una hora y media, y dos horas.

¿Cuántas sesiones necesita una persona para estar bien preparada? El abogado dice que cada quien tiene su propio ritmo de aprendizaje y conocimientos previos.

Personal del proyecto evalúa los casos de personas capacitadas que renunciaron o fueron despedidas, y pueden tener otra oportunidad. "No se los deja a su suerte", enfatizó Greischer.

Efectos de la pandemia

Martine Greischer afirma que la pandemia ha contribuido a la pobreza. Describe así la situación: obreros y trabajadores despedidos, empresas afectadas por la crisis, autoridades rebasadas por los reclamos de empleados despedidos sin beneficios, bonos insuficientes, pequeños negocios sin ingresos, ansiedad y violencia en las familias, muerte en las calles, carencias en los centros médicos…

Opina que a pesar de todo, la sociedad boliviana es capaz de levantarse y seguir luchando y la cotidianidad parece muy normal, a pesar de que el riesgo de contagio no ha desaparecido.

Tasas de desempleo

El pasado 10 de diciembre, la ministra de Trabajo, Verónica Navia, explicó en el canal estatal de televisión que la tasa de desempleo subió del 6 al 11,8 por ciento entre enero y octubre de este 2020 (en la gestión de Jeanine Áñez), según el diario estatal Bolivia.

Sin entrar en mayores explicaciones, afirmó que en un mes de gobierno de Luis Arce, ese porcentaje había bajado a 10 por ciento; es decir, ya eran solo 10 de cada 100 personas las que estaban sin fuente laboral.

Sectores vulnerables

De todas maneras, la pandemia ha afectado más a los sectores más vulnerables de la población. En estos años de trabajo en Cochabamba, el proyecto Trabajo Digno considera que todos son vulnerables de alguna manera.

Pone énfasis en los menores trabajadores que deben pagar sus estudios; en aquellos que viven en la calle y no son recibidos por el empleador porque tienen cicatrices y/o tatuajes; en las mujeres víctimas de la violencia que no saben cómo ganar dinero por cuenta propia y que tienen baja autoestima para hacerlo; adultos mayores; en los migrantes discriminados, un fenómeno que también alcanza a la población gay, lesbiana, transexual y bisexual. También anota a las personas que no saben leer ni escribir.

¿Cómo contactarse con Trabajo Digno?

Brisa sanó ayudando a otras víctimas de violencia sexual de 1.941 casos

Noticia Anterior

En Montero ya tratan los desechos que provienen de baños ecológicos secos

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *