0

Texto y fotos Miriam Telma Jemio

Jueves 3 de octubre de 2019.- Debido a un conflicto social, las vías de ingreso a Uyuni permanecieron bloqueadas en septiembre durante 10 días. Esto causó problemas a los turistas nacionales y extranjeros que visitan el Salar el Uyuni, uno de los mayores destinos turísticos de Bolivia. El Gobierno central tuvo que intermediar para que se levanten los bloqueos.

Problemas como el sucedido en Uyuni se presentan en cualquier región y momento en el país, perjudicando a la población y, también, dañan la imagen de Bolivia como destino turístico. Esto preocupa a los empresarios del sector turístico como la Asociación Boliviana de Agencias de Viajes y Turismo (Abavyt) como Guardiana ya lo dio a conocer.

Para evitar perjuicios a los turistas y pérdidas económicas, el sector privado y el Gobierno trabajan en soluciones. “Hemos trabajado durante las últimas semanas con el sector privado y vamos a socializarlo con las autoridades locales, para que tomen conciencia de que pueden existir problemas internos, como pasa en todas partes, pero tenemos que tener un plan de atención inmediata a los turistas”, dijo a Guardiana Vilma Alanoca, ministra de Culturas.

La autoridad adelantó que esta semana se tratará ese tema con todas las partes involucradas. “Será -dijo la Ministra sin entrar en mucho detalle- un plan que se pueda activar inmediatamente surja un problema en cualquier parte del país, para que no se vuelva a dañar la imagen de Bolivia. Todos tenemos que contribuir para atender a cualquier turista nacional o extranjero que se encuentre en una situación de dificultad ajena a su persona”.

Ese plan podría ponerse a prueba desde el 7 de octubre, fecha en los cívicos de Potosí planean iniciar un paro indefinido.

¿Y la basura?

Sobre la basura que afecta a la mayoría de los sitios turísticos, Alanoca señaló que ese es un tema que debe ser tratado a nivel de gobernaciones, alcaldías y comunidades administradoras de servicios. “Estamos trabajando para fortalecer el turismo. Hacemos capacitaciones para que den todos los servicios y seguridad a los turistas. No se trata solo de tener nueva infraestructura, sino también debemos ser buenos anfitriones”.

Así lo están haciendo, afirma Edgar Apala Vidaurre, alcalde de Llica, municipio que es parte del Salar Uyuni, uno de los destinos turísticos más visitados de Bolivia. En 2018, recibió a más de 220.000 turistas. Dicha autoridad edil explicó a Guardiana: “En los municipios de la mancomunidad se trabaja un programa de residuos sólidos porque queremos ser municipios verdes”.

Edgar Apala Vidaurre, alcalde de Llica, municipio que es parte del Salar Uyuni.

Los ocho municipios de la mancomunidad de Lípez (Mojinete, Llica, Tahua, San Agustín, San Pedro de Quemes, San Antonio de Esmoruco, San Pablo de Lípez, Colcha K,) accederán a agua y alcantarillado. Apala explicó que cada proyecto tiene un componente de desarrollo comunitario que incluye la socialización del manejo integral de residuos sólidos, lo que implica la clasificación de los residuos para aprovechar el papel, el cartón y el plástico.

“Tendremos todos los servicios básicos (agua, luz y alcantarillado), para los turistas, para que sea un turismo sostenible”, remarcó el Alcalde de Llica.

Jóvenes ocupan el 13% de las listas de candidatos para las elecciones

Noticia Anterior

Candidatos plantean para el medio ambiente cambiar el modelo extractivista

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *