0

3/10/2019

Texto y fotos Carlos Tellería, Bolivia

En agosto se cumplió un año de la aprobación de la Ley Municipal de la Bicicleta en Cochabamba. Sin embargo, para consolidar este medio de transporte que no contamina se tiene que enfrentar cinco obstáculos. ¿Cuáles son? Infraestructura vial inadecuada, calles y avenidas peligrosas y sin señales, mala actitud de conductores y peatones, aire contaminado y el desinterés de instituciones y empresas.

¿Qué se ha hecho en este tiempo? Tomando en cuenta que el reglamento de tal ley está vigente desde hace medio año, ya hubo campañas de socialización en unidades educativas. También se desplazaron dos caravanas de ciclistas con la participación de estudiantes de quinto y sexto de secundaria. Y fueron distribuidos unos 10.000 stickers para colocarlos en vehículos.

También fue presentada la iniciativa a la Unidad de Tránsito y al Servicio General de Identificación Personal (Segip), informó el responsable de la Promoción el Uso de la Bicicleta, Sergio Valda Guerra.

Se pretende hacer con el Segip un acuerdo. Este permitirá incluir en el trámite de obtención de licencias de conducir unas tres o cuatro preguntas sobre las maniobras que un conductor debe hacer en el camino cuando ve a un ciclista. Con la repartición policial hubo coincidencias, según Valda.

También han sido incluidas las escuelas de conducción acreditadas en Cochabamba, para ofrecerles charlas o entregarles material audiovisual para sus clases.

Para llegar a la mayor cantidad de gente posible se ha previsto tomar contacto con organizaciones como la Casa de la Juventud o las entidades gremiales de transportistas del servicio público, para continuar con la socialización. Valda considera que formar una conciencia sólida sobre el respeto al ciclista y a las normas de tránsito es una responsabilidad compartida.

LOS ESCOLLOS

La ciudad colombiana de Bogotá, una de las que impulsa el uso de bicicletas en Latinoamérica, ocupa el puesto 12 en el ranking de las 20 ciudades en el mundo más amigables para el uso de la bicicleta, según el diario El Tiempo. Las otras están en Europa: Copenhague, Amsterdam, Utrecht y Amberes, entre otras. La lista es elaborada por Copenhagenize Index, una consultora que asesora en iniciativas de apoyo al uso de ese medio de transporte.

A pesar de aquello, la consultora advirtió en junio de 2019 que las autoridades bogotanas todavía tienen mucho por trabajar en cuanto a  infraestructura vial, señalización, políticas públicas y otros detalles.

Cochabamba cuenta con una ciclovía principal, de unos 27 kilómetros, que recorre parte de la ciudad. Sin embargo, el asfalto está en mal estado, hay basura y malos olores; faltan luminarias y a ello se suma la inseguridad y la presencia de delincuentes. Hace dos años fue inaugurada una obra de 3,5 kilómetros desde la zona norte (rotonda del Sombrero de Chola) hasta la Universidad de Mayor de San Simón, pero una serie de observaciones obligaron a mejorar su diseño y por ahora está sin uso.

Esa es solo una muestra de lo que se debería hacer: las calles y avenidas no siempre están en buen estado y la pintura que marca las señales, como el paso de peatones, no es visible. Y si está visible, unos meses después ya se ha perdido. No existen en las esquinas carteles con la señalización pertinente, incluso ni siquiera está el nombre de la vía ni el sentido de la misma.

No todos los semáforos cuentan con el sistema que permita observar el tiempo cronometrado y numerado de duración de las luces para que peatones y conductores se sientan más seguros y puedan maniobrar sin causar líos.

Los choferes no respetan los semáforos y aceleran cuando deben detenerse o parten antes de tiempo. O simplemente pasan de largo cuando está en luz roja. Hacen competencia de velocidad para “ganar” pasajeros o transitan en contraruta. No faltan los motociclistas que ocupan las aceras para eludir embotellamientos o se van por la ciclovía para "cortar camino". Los peatones no tienen a quién reclamar, no hay policías cerca. Hay ciclistas que tampoco respetan las reglas.

Caos vehicular en la esquina de la avenida Heroínas y la calle 25 de Mayo.

Quienes se movilizan a pie tampoco respetan las reglas: no cruzan la calle por las esquinas, lo hacen esquivando carros en movimiento. Hacen detener micros, trufis y taxis o vehículos particulares en cualquier lugar para subir o bajar de ellos. Algunos vehículos están parados en doble fila porque alguno de sus ocupantes, muchas veces el mismo conductor, bajó para hacer alguna compra.

PARQUEOS

¿Y los parqueos? La Ley de la Bicicleta dispone que las instituciones públicas y privadas tienen hasta finales de 2019 para implementar o adecuar espacios para las bicicletas de sus clientes y sus trabajadores/as. A la fecha hay algunos. Por ejemplo, en el patio de las oficinas municipales de la plaza Colón y en el pasaje Sucre, cerca de la calle 25 de Mayo.

Fuentes del Gobierno Municipal explicaron que en las entidades y empresas tienen observaciones en cuanto a los parqueos: arguyen que no cuentan con el espacio necesario para instalarlos y temen por la seguridad de la bicicleta.

Esas mismas fuentes consideran que existe una tendencia favorable para el uso de la bicicleta, pero los comentarios se quedan en buenas intenciones. Agregan que formar conciencia ciudadana en temas ambientales toma mucho tiempo y es algo similar a lo que sucede con la basura.

Y EL AIRE…

Estas normas de la bicicleta tropiezan con otra dificultad. El aire de ciudad de Cochabamba es uno de los más contaminados de la región.  Si es así, ¿cómo se busca impulsar el uso de este medio de transporte si el pedaleo es un ejercicio que exige mayor consumo de oxígeno?

En julio de este 2019, la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire hizo evaluaciones del nivel de contaminación en uno de los sectores céntricos de la ciudad con mayores problemas, cerca del Palacio de Justicia, entre las calles San Martín, Jordán y Lanza.

Un sábado, día de mucho tráfico vehicular, se ha detectado la presencia de 243 microgramos por metro cúbico de material particulado PM-10. Al día siguiente, una jornada con menos trajín y con las calles cerradas, el nivel bajó a 75 microgramos por metro cúbico. La norma boliviana señala que lo aceptable es 150 microgramos. Ese tipo de material, según el Ministerio de Protección Ecológica de España, está compuesto por partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen, dispersas en la atmósfera.

Como medida preventiva, Sergio Valda recomienda a los vecinos de Cochabamba, particularmente a los ciclistas, transitar por rutas alternativas y evitar las que tienen un elevado y constante tráfico vehicular.

En enero de este año, cuando se promulgaba el reglamento, un representante del colectivo Masa Crítica, Cristian Nogales, invitaba a la gente a utilizar este medio alternativo al menos una vez a la semana. Masa Crítica es una de las organizaciones que más impulso le dio al uso de la bicicleta.

Un ciclista recorre la ciclovía, en la zona norte de la ciudad.
DERECHOS Y OBLIGACIONES

DERECHOS DEL CICLISTA (Art. 7 del reglamento)

  • Circular de forma preferencial respecto de los vehículos automotores conforme a lo dispuesto en el artículo 8, numeral 2 del reglamento.
  • Circular y ocupar un carril y ser respetado por los vehículos que lo siguen por detrás, en las vías de circulación estrechas, como son las calles del casco antiguo de la ciudad.
  • Ser considerados por la sociedad y autoridades como personas que manejan un medio de transporte no motorizado, que forman parte del flujo vehicular y que merecen ser respetadas cuando transiten por una vía de circulación.
  • Circular por la red de ciclovías y en los lugares donde aún no existan las mismas.
  • Circular por el carril vehicular estipulado, como cualquier otro medio de transporte terrestre.

OBLIGACIONES DEL CICLISTA (Art. 8)

  • Transitar con un sistema mecánico de dirección y frenos en buen estado de funcionamiento, así como portar la indumentaria y accesorios básicos necesarios para resguardar su integridad física y ser visiblemente percibidos tanto de día como de noche. En el caso de ciclistas menores de edad, los padres o apoderados deberán velar por la seguridad del menor, proveyendo e instruyendo portar la indumentaria y accesorios básicos.
  • Circular por el carril dispuesto o habilitado como ciclovía o, en su defecto, dentro del carril de la vía por la cual circula.
  • Respetar el sentido de la vía pública, la señalización, semaforización, respetando la circulación de peatones, los espacios reservados para personas con discapacidad y circular por el carril derecho, de menor velocidad; en caso de tener que adelantar a cualquier vehículo detenido o en movimiento deberá tener especial cuidado.
  • Anunciar de manera anticipada, levantando breve y visiblemente el brazo derecho o izquierdo, según corresponda, cuando vaya a efectuar un giro.
  • Aparcar en las áreas de estacionamiento o parqueos de bicicletas provistos por las instituciones públicas y privadas, o en lugares que no perjudiquen el paso peatonal cuando no existan parqueos para bicicletas.
  • Circular en fila de dos y ocupar un carril cuando los ciclistas transiten en grupo. En casos especiales, como las “caravanas de ciclistas”, los ciclistas podrán transitar en grupo ocupando dos carriles, previa autorización del Gobierno Municipal.
  • Transportar personas y carga precautelando la seguridad e integridad de sus acompañantes. El ciclista será responsable de cualquier situación que pueda generarse durante su transporte.
Un usuario de bicicleta con casco protector, en la plaza 14 de Septiembre.

OBLIGACIONES DE LOS CONDUCTORES DE MOTORIZADOS (Art. 9)

Los conductores de vehículos motorizados deben regirse a las disposiciones establecidas en el Código de Tránsito y su Reglamento para garantizar la seguridad del ciclista y promover el uso de la bicicleta.

Adicionalmente deben:

  • Respetar una distancia mínima de 1,50 metros con el ciclista, en todo momento y en toda vía de circulación vehicular.
  • Con el fin de evitar accidentes a peatones y ciclistas, los conductores y/u ocupantes de un vehículo motorizado estacionado deberán tener la precaución necesaria al momento de abrir las puertas.
  • Los conductores de vehículos motorizados de servicio público y particulares deberán respetar al ciclista en movimiento al momento de detener el motorizado en lugares permitidos, ya sea para recoger y/o dejar pasajeros o carga.
  • Ceder el paso al peatón y priorizar la circulación del ciclista.
  • No impedir la circulación de bicicletas, estacionando sus vehículos o colocando puestos de venta en las ciclovías.
  • Ningún vehículo motorizado podrá circular por las ciclovías.

Empresarios piden cambios en una ley para actuar rápido contra los incendios

Noticia Anterior

Ocho proyectos amigables con el medio ambiente son premiados en Cochabamba

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *