0

Por Guardiana (Bolivia)

Viernes 27 de septiembre de 2019.- Antes de la hora acordada, ya está sentada en un café del Parque Fidel Anze de la ciudad de Cochabamba (Bolivia). Su amplia sonrisa antecede a un muy fuerte apretón de manos. Así es Luciana Mermet, la representante del PNUD en Bolivia.

Solo está meses en este país y ya lo ha analizado con los lentes de 15 años mirando políticas de desarrollo en varios países. Eso incluye a algunos de Asia y África. Desde ese lugar dice que una de las cosas que Bolivia tiene que definir son los límites del desarrollo económico en relación con el medio ambiente. "El cambio climático ya está en Bolivia y llegó para quedarse como en el resto del mundo".

Luciana Mermet, representante del PNUD en Bolivia, y Fernando Aramayo, analista de programas (foto: Carlos Tellería).

A partir de 2015, esta es una decisión importante para cualquier país. Las naciones ya no pueden pensar solo en el desarrollo económico. Eso significa, entre otras cosas, que a la hora de hablar de pobreza, se tendrá que ver cuáles son los límites o parámetros ambientales.

“Las agendas a nivel nacional -dice la representante del PNUD en Bolivia- tienen que acordar incorporar criterios ambientales a la discusión sobre el crecimiento económico. Acordar parámetros como cuántos puntos del PIB están dispuestos a sacrificar para la subsistencia de los países a nivel ambiental”.

Evolución de los encuentros internacionales

La apreciación de Mermet tiene como antecedentes la historia y evolución de las discusiones y grandes encuentros de los países sobre el desarrollo económico. En los 90, fue el multilateralismo triunfante alrededor de algunos temas importantes. Después, en septiembre del año 2000, líderes de 189 países se reunieron para firmar la Declaración del Milenio, un documento por el que se comprometieron a alcanzar, antes de 2015, un conjunto de ocho objetivos, la mayoría antipobreza. En 2015, el capital natural o medioambiental entró con mayor fuerza a escena.

“En 2015 -recuerda la representante del PNUD- uno de los mensajes de Ban Ki-moon (secretario general de las Naciones Unidas entre 2007 y 2016), con respecto a la nueva agenda es que somos la última generación con posibilidades de atacar el compromiso entre el crecimiento económico y el capital natural. Es la discusión sobre cuánto capital natural vas a sacrificar por un crecimiento económico”.

Más de un factor para hablar de la Chiquitanía

Pero las palabras de Mermet también tienen un contexto inmediato en los incendios en la Chiquitanía de Santa Cruz en Bolivia, donde el fuego ha devorado más de tres millones de hectáreas y aún no ha sido apagado. Al respecto, Mermet hace notar que cuando se produjeron los incendios ya había una sequía. Y es que hoy ya se está lidiando con el cambio climático y Bolivia no es la excepción. No es fácil para los países en general conjugar modelos de desarrollo económico con parámetros ambientales, sobre todo porque en los países este tipo de discusión tiene que ver con, por ejemplo, cómo levantar a la gente de la pobreza mirando cuáles son los límites ambientales.

Ya son más de dos meses que el fuego no da tregua a bomberos y voluntarios en la Chiquitanía.

Y habrá que añadir que hoy la mirada, el análisis, la planificación y todo lo que se hace tiene que ser pensado de manera multidimensional, porque las problemáticas que se presentan tienen esa característica. Por ejemplo, cuando se toca un tema y, por tanto, objetivo del milenio, se termina afectando a otro u otros.

La administración del presidente Evo Morales empezó el 2006 con un fuerte discurso de protección a la Madre Tierra, lo que duró hasta 2011. Ese año se produjo una especie de quiebre que dio lugar a que el Mandatario autorizara actividades que depredan el medio ambiente a favor de la ampliación de la frontera agrícola y las actividades ganaderas en el último tiempo. Esto ha dado lugar a fuertes críticas de activistas y ambientalistas que ven un accionar contradictorio.

Todo esto, para ojos del PNUD, tiene que ser discutido. Sin embargo, el tema de las áreas protegidas no está en discusión porque “el territorio protegido tiene que seguir siendo protegido” debido, entre otras cosas, a que hay convenios internacionales que deben ser cumplidos, en el caso del resto de la tierra se tiene que analizar su destino y uso.

El Gobierno y los objetivos del milenio

Se consultó a Mermet de qué forma el PNUD colabora al Gobierno boliviano para incluir en sus planes de trabajo a los objetivos del milenio. Ella respondió: “El Gobierno ha mirado su plan y ha encontrado que tiene una alineación del 70 por ciento con los objetivos del milenio de desarrollo sostenible”. En ese porcentaje calificado como alto por la representante del organismo internacional en comparación a otros países se encuentran, por ejemplo, la educación, la salud y parte de género.

Sin embargo, hay un 30 por ciento en el que está el medio ambiente y esa es una brecha. “En el 30 por ciento hay una brecha fuerte medioambiental. Pero es un área en la que existe esa deficiencia en general en América Latina. Yo vengo de República Dominicana y es lo mismo. No es solo Bolivia. Exactamente son deficiencias similares. No es casual, la región ha tenido muchas deficiencias en las encuestas sociodemográficas que miden perfil del desarrollo social de los países, pero el tema del desarrollo sostenible es nuevo en tiempos históricos”.

Otro punto visto como positivo por el PNUD es el siguiente: "El Ministerio de Planificación -reveló Mermet- ha manifestado a la ONU que quiere presentar su primer informe voluntario. Es un hito, presentar a otros países un informe que dice: 'Esto estamos haciendo en nuestro país'. Creo que Bolivia tiene también un orgullo de su agenda de desarrollo, de su modelo de desarrollo. Nuestro rol es monitorear que esté alineado con los parámetros del mundo. No vamos a juzgar a Bolivia".

La basura y los bloqueos, los problemas no resueltos del turismo en Bolivia

Noticia Anterior

Para todo se usa fuegos artificiales y no hay una norma pese a que afectan, sobre todo a delicados de los pulmones y el corazón

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *