0

Por Guardiana (Bolivia)

Martes 1 de octubre de 2019.- Este 2019 será recordado en Bolivia como un año de fuego, un año de luto. Ayer perdió la vida Ernesto Fanor Nina Mamani, un voluntario que ayudaba a apagar el fuego en el Parque Tunari y que pertenecía al Grupo Especial de Operaciones de Salvamento (GEOS). Con él, suman siete los "héroes": Renzo Enrique Flores (37 años), Dylan Alberto Vega Cuéllar (21), José Elmar Roca Núñez (23 años), Pablo Miguel Suárez Núñez (34 años), Efraín Mamani Calisaya y Jorge Hinojosa Vela (22 años).

El fuego en el Parque Tunari empezó el domingo alrededor de las 14.00. Hasta allá vieron, por la mañana, subir unas 11 personas, que según el gobernador de Cochabamba, Iván Canelas, serán investigadas para ver si fueron las que ocasionaron el fuego. Desde entonces, unos 200 voluntarios y bomberos lucharon contra las llamas avivadas por el viento. Por eso, no pudieron aplacarlas y ayer lunes continuaba la batalla.

Ernesto Fanor Nina Mamani (foto: Plataforma Tunari sin Fuego).

Al voluntario muerto lo perdieron de vista y horas después fue encontrado su cuerpo sin vida. Se cree que cayó unos 70 metros a un cañadón. Con él, serían siete las personas que este año han perdido la vida, no necesariamente combatiendo el fuego en ese momento, pero sí en zonas en las que estaban para ayudar a apagar los incendios.

El Gobernador de Cochabamba anunció que a primera hora de este martes habrá un sobrevuelo de reconocimiento en el Parque Tunari, a fin de identificar cuántos y qué focos de calor quedan para pasar, después, las coordenadas que serán usadas ya sea por el Súpertanker, por el avión ruso u otro dependiendo de lo que se necesite.

Este lunes, el avión bombero más grande del mundo, el Súpertanker, hizo dos descargas de agua cerca al medio día en menos de cuatro minutos. Durante casi todo el día el helicóptero que lleva el agua en una especie de canasta estuvo lanzando el líquido; aunque se lo veía diminuto al lado de los focos de calor que en vez de disminuir desde el domingo, aumentaron.

Aunque aún no ha sido cuantificado el daño con exactitud, se estima que eran hasta este lunes 100 las hectáreas dañadas por el fuego. Pinos y plantas nativas del lugar resultaron afectados. Parte de la vegetación luce muy seca, lo que junto con el viento ayuda al fuego a expandirse.

El Grupo Especial de Operaciones de Salvamento (GEOS) está compuesto por voluntarios que no lo tienen todo para ayudar. En septiembre anunciaron que estaban buscando un centro de operaciones para poder servir a la población de Cochabamba. Por eso, estaban planeando transformar un surtidor abandonado en su nuevo cuartel. Allá podrían brindar instrucción a los nuevos voluntarios y tener un espacio fijo para que la ciudadanía cochabambina pueda contactarse en caso de situaciones de emergencia.

LOS OTROS SEIS HÉROES

A mediados de septiembre, tres bomberos que habían ido hasta la Chiquitanía para ayudar a apagar el descomunal incendio, murieron ahogados en una poza en su jornada libre. Ese día estuvieron en una finca del municipio cruceño Concepción compartiendo un asado. Ellos eran: Renzo Enrique Flores (37 años), Dylan Alberto Vega Cuéllar (21) y José Elmar Roca Núñez (23 años). La Gobernación dictó tres días de duelo sin suspensión de actividades.

Entre el domingo primero y el sábado 7 de septiembre, murieron otros tres que intentaron luchar contra el fuego en diferentes lugares de Bolivia.

El último de los tres fue Pablo Miguel Suárez Núñez (34 años), un voluntario de La Paz del Grupo Ajayu que ayudaba al SAR Bolivia a apagar los incendios en la Chiquitanía. No estuvo más de dos días en el lugar y perdió la vida con un infarto. En ese momento regresaba a la comunidad Palestina después de haber cavado una zanja para detener el fuego.

La autopsia realizada por el Instituto de Investigaciones Forenses en el cuerpo de Suárez dio por resultado que murió por un infarto agudo al miocardio, ocasionado por el esfuerzo físico, las altas temperaturas y la mala oxigenación en un medio ambiente en el que no había mucho oxígeno. Todo eso dio lugar al infarto que lo hizo desplomarse en el piso, motivo por el que también tenía algunas lesiones en el rostro. A parte de ello, no había otras en ninguna parte del cuerpo.

Para quienes nunca lo conocieron, él dejó fotos, frases y el fanatismo por el fútbol, el club Bolívar y su patria Bolivia, cuya bandera había colocado como foto principal de su perfil en Facebook el 6 de agosto. Nació el 7 de febrero de 1985. Vivía en la zona de Sopocachi de La Paz. Es el tercer "héroe" en menos de una semana.

Pablo Miguel Suárez Núñez (foto tomada de su perfil en Facebook).
EL SEGUNDO HÉROE

 El bombero policía Efraín Mamani Calisaya fue la segunda víctima en los trabajos por mitigar el fuego en Bolivia en las últimas semanas. Él se encontraba junto con otros bomberos apagando un incendio en Coroico (La Paz). El lunes 2 de septiembre, un helicóptero transportó su cuerpo sin vida hasta El Alto.

Era un efectivo que trabajaba en la Brigada Especial de Rescate Salvataje Auxilio (BERSA) del Cuerpo de Bomberos. Sobre su muerte, se indicó que el bombero había caído unos 100 metros cuando retornaba de apagar un incendio en Coroico (La Paz); pero no pudieron encontrarlo en ese momento. Recién al día siguiente hallaron su cuerpo. Fue declarado "héroe".

Efraín Mamani Calisaya (foto: El Diario).
EL PRIMER HÉROE

El domingo primero de septiembre fue encontrado en la serranía de Villa Ánimas el cuerpo sin vida de un joven de 22 años llamado Jorge Hinojosa Vela, un albañil que vivía con su familia cerca del incendio que se produjo el sábado último de agosto en Sacaba (Cochabamba).

Jorge había convencido a su padre y hermanos de ayudar a apagar el incendio en el municipio de Sacaba. Pero tuvieron que retirarse porque la situación se tornó muy peligrosa. Sin embargo, cuando el progenitor retornó a su casa, no encontró a su hijo de 22 años. Al día siguiente hallaron su cuerpo con quemaduras. El informe de la autopsia reveló que sufrió un golpe (podría haber caído en un cañadón) y seguramente quedó desmayado, momento en que inhaló mucho humo que terminó matándolo. Su madre pidió que se detenga a quienes ocasionaron dicho incendio.

Quien lidera a los empresarios privados en Cochabamba, Javier Bellot, entregó una Medalla al Valor como reconocimiento póstumo a este primer joven héroe. En conferencia de prensa realizada después, Bellot pidió a la población no acercarse al fuego durante incendios porque para tal tarea se necesita de capacitación previa. Sin embargo, indicó que sí hay otras formas de ayudar como llevar agua, merienda y lo que se informe que se necesita para apagar el fuego.

Jorge Hinojosa Vela (foto sacada de redes sociales).

Brasil dio un giro de 180° y no podrá cumplir acuerdos medioambientales

Noticia Anterior

Una boliviana y sus tres hijos maltratados por un pakistaní logran llegar a Bolivia

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *