0

Por Carlos Tellería y foto portada David Flores (Bolivia)

Sábado 9 de noviembre de 2019.- La mecha del motín policial fue encendida en Cochabamba al caer la tarde de este viernes y rápidamente se extendió por otros departamentos; aunque no a todos. Los uniformados de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) resolvieron replegarse y exigir la destitución del comandante departamental, coronel Rául Grandy. Lo consiguieron, Grandy fue reemplazado por el coronel Jaime Zurita Trujillo, hasta entonces Director Nacional de Tránsito.

Luego se conocieron dos comunicados, uno del Gobierno dirigido a la comunidad internacional y fechado el 7 de noviembre, un día antes de los amotinamientos, en el que denunciaba un intento de golpe de Estado.

El otro se trata de una convocatoria de emergencia del MAS a toda su gente a nivel nacional para que se presente este sábado a las 08.00 en la ciudad de La Paz para el resguardo de la democracia porque "este proceso es del pueblo y lo defenderemos con el coraje del pueblo". Y se indica: "...desde este momento nos encontramos en pie de lucha y movilización permanente a nivel nacional".

Sin embargo, en su cuenta de twitter fue otra la versión del presidente Evo Morales, quien escribió dos twitts, uno fue: “Convoco a nuestro pueblo a cuidar pacíficamente la democracia y la CPE para preservar la paz y la vida como bienes supremos por encima de cualquier interés político. La unidad del pueblo será la garantía para el bienestar de la Patria y la paz social”.

Y el otro mensaje de Morales fue: “Hermanas y hermanos, nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional. Denunciamos ante la comunidad internacional este atentado contra el Estado de Derecho”.

Después de medianoche, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, apareció para decir que dialogarán con los policías.

Las FF.AA. no saldrán

Aproximadamente a las 20.55 de ayer, el ministro de Defensa, Javier Zabaleta, dijo que no se había dado ninguna orden para una acción militar en las calles y pidió a los periodistas en la plaza Murillo que esto debe quedar claro para la población.

Enfatizó que una operación militar implica el uso de armas de fuego y que ese extremo estaba descartado. La autoridad se había reunido con el presidente Morales y el ministro de Gobierno, Carlos Romero, para analizar la situación.

En este tipo de situaciones, los militares suelen pedir que la orden de salir a reprimir sea escrita para protegerse legalmente a futuro. Pero no se sabe qué se habló al respecto exactamente.

Vecinos en algunas ciudades como Cochabamba y La Paz se apostaron en puertas de instituciones castrenses para tratar de evitar que los uniformados salgan de los cuarteles para actuar en estos momentos de crisis. Ese cuadro podía apreciarse frente al exCITE, en la avenida Víctor Ustariz, y al Colegio Militar de la zona de Irpavi.

Orden por escrito

En las puertas de la UTOP de Cochabamba, el coronel jubilado del Ejército, Mario Almeida Salas, se dirigió al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, al Jefe de Estado Mayor y al Inspector General para pedirles que no dispongan la salida de tropas a las calles y que si son conminados por el Gobierno, que exijan una orden por escrito para salvar sus responsabilidades.

Y a su lado se encontraba Jaz, el líder de Resistencia Juvenil Cochala, quien después tomó la palabra para hacer un llamado a la unidad de la población boliviana para sacar del poder al tirano, denominativo con el que se refirió a Evo Morales. “Todos estamos con la Policía porque es nuestra familia”, dijo este joven motociclista que luego empezó a gritar consignas como “¡Quién se rinde…”.

Las esposas de policías piden a los vecinos que ayuden con la entrega de agua, refrescos y alimentos para que sus maridos no tengan dificultades para quedarse acuartelados.

Un pedido que nunca fue escuchado

Desde el martes 29 de octubre en que se produjeron los primeros enfrentamientos extremos en Cochabamba, se pidió la renuncia del Comandante Grandy porque ordenó a los policías no usar ni gases para evitar la confrontación. Luego, no hizo nada para que se detuviera a la gente que portaba dinamitas con el argumento de que los policías corrían peligro. Y se volvió a actuar del mismo modo el miércoles 5 de noviembre cuando perdió la vida el joven Limbert Guzmán Vásquez (20 años).

A pesar del sinnúmero de veces que se pidió que Grandy renunciara, él no lo hizo ni el Ministerio de Gobierno lo sacó, solo optó por bajarle el perfil hasta ayer.

El ahora excomandante de la Policía de Cochabamba coronel Raúl Grandy.
Fiesta y euforia de la gente

Los hechos se iniciaron cerca de las 18.00. Una multitud se reunía en proximidades de la puerta de la UTOP, en la avenida Heroínas, detrás de la plaza 14 de Septiembre. Movimientos inusitados se registraban dentro del cuartel. Policías amotinados que llegaban a pie al lugar eran recibidos con aplausos y palmadas en la espalda por las personas presentes con banderas nacionales y algunos carteles con mensajes de rechazo al Gobierno.

A las 18.04 fue izada la tricolor en los jardines de la avenida Heroínas, frente a  la UTOP. Luego se escuchó una interpretación del Himno Nacional. Minutos después, ya se comentaba que los uniformados de Radiopatrulla 110 se habían sumado al motín y así sucesivamente.

Cartel en Cochabamba: No al fraude

En la parte superior del edificio de la UTOP de Cochabamba, se veía que algunos uniformados caminaban con banderas tricolores. Minutos después fue colocada una bandera de mayores dimensiones, más ancha que alta, y un cartel  en el que se leía “No fraude” y se podía apreciar el rostro del presidente Evo Morales incrustado en la letra “o” y una raya oblicua encima.

Esa señal fue interpretada por quienes vitoreaban esa acción como una adhesión policial a las acciones de sectores que rechazan las pretensiones de Morales de quedarse en el poder después de haber ocupado el primer lugar en unas elecciones cuestionadas por la oposición y sometidas a una auditoría por parte de la Organización de Estados Americanos.

Los resultados de esa revisión serán entregados al Secretario General de la OEA y reenviados por este al Gobierno nacional probablemente el miércoles de la próxima semana.

Reacción en La Paz

Mientras se desarrollaba el motín en Cochabamba, al mismo tiempo el cívico cruceño Fernando Camacho anunciaba de esos sucesos frente a un numeroso grupo de personas en las afueras del hotel Casa Grande, en la zona de Calacoto de La Paz. La multitud celebró la noticia con petardos, aplausos y gritos de algarabía. Se oían gritos de personas que interpretaban lo sucedido como una señal “para sacar a este gobierno de m…”.

Paralelamente, en esos momentos sectores afines al Movimiento al Socialismo (MAS) empezaban a reunirse en la plaza San Francisco para participar en una concentración de apoyo al gobernante, quien ha venido repitiendo que no renunciará.

Camacho está en La Paz con la misión  de entregar una carta de dimisión al Presidente del Estado. A esta intención se sumaron instituciones, como el Comité Nacional de Defensa de la Democracia, organizaciones de la sociedad civil, cocaleros y dirigentes cívicos de otros departamentos, entre otras. Anticipó que la carta sería entregada el próximo lunes.

El motín avanzó hacia el resto del país

En Cochabamba, un bombardeo noticioso daba cuenta de más unidades policiales que se sumaban al motín. Corrían rumores, luego confirmados, de amotinamientos y repliegues en estaciones policiales integrales (EPI) y otras unidades, donde las personas cantaban el himno nacional

La guarnición policial de Chuquisaca se hizo eco. “Que viva el pueblo, que viva la democracia”, decía un uniformado. Una sargento pidió que las partes en conflicto se reúnan para buscar soluciones a la crisis.

Luego llegaron reportes de repliegue policial en otras ciudades. Hasta anoche solo faltaba que se unan a motín los policías que prestan servicios en Santa Cruz y Pando.

Mujeres de rodillas a la espera de ser escuchadas por los policías en Santa Cruz antes de que ellos decidieran sumarse al amotinamiento (foto: Comité Cívico Pro Santa Cruz).
Comandante minimiza los hechos

Cerca de las 20.00, el comandante de la Policía Nacional, general Vladimir Yuri Calderón, aseguró que el motín registrado en Cochabamba era un caso aislado porque en la UTOP querían el cambio de Comandante Departamental. Expresó s confianza en que después de nombrado un relevo, la tranquilidad retornaría a ese cuartel. Hasta ese momento, según la máxima autoridad policial, en el resto del país solo había acuartelamiento, pero no amotinamiento.

Fuego en oficinas cocaleras

Casi a la misma hora, se reportaba que las oficinas de los productores cocaleros del trópico eran consumidas por el fuego. Las imágenes mostraban parte del mobiliario, equipos y documentos quemados sobre la calle Sucre, en la plaza Busch.

Cualquier opción de salida a la crisis pasa por una cumbre política

Noticia Anterior

Fracasa la propuesta de diálogo de Evo y las FF.AA. garantizan que no se enfrentarán al pueblo

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *