0

Amparo Canedo Guzmán, Guardiana (Bolivia)

Lunes 25 de mayo de 2020.- Los 170 ventiladores comprados con un supuesto sobreprecio llegaron a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra el jueves 14 de mayo en un avión chárter procedente de Barcelona (España). El avión fue contratado por la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem); aunque luego ninguna comisión de esta entidad pública recibió dichos ventiladores y su director supuestamente no sabía quién hizo la recepción.

Por este caso de supuesto sobreprecio fueron aprehendidas seis personas (entre ellas el exMinistro de Salud M.N.) y luego cuatro enviadas a la cárcel con detención preventiva, mientras dos mujeres han quedado con detención domiciliaria sin derecho al trabajo.

A todas estas personas les llamaremos por la primera letra de su primer apellido por respeto a su derecho a la presunción de inocencia:

  • “N”, exMinistro de Salud entre el 8 de abril y el 20 de mayo de 2020, día en que fue destituido por el Gobierno de Jeanine Áñez. Él dijo que se enteró de tal destitución por los medios de información.
  • “V”, exDirector jurídico del Ministerio de Salud desde febrero de 2019 cuando estaba como ministra de Salud Gabriela Montaño del MAS.
  • “P”, exDirector de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), que llegó a ese despacho 10 días antes de la luz verde que se dio a la adquisición de los ventiladores.
  • "PG", consultora del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), organismo encargado de dar su visto bueno a la elección de la o las empresas, pagar y hacer el seguimiento respectivo.
  • "E", encargada de Adquisiciones de Aisem
  • “H”, empresario de Cochabamba que se presentó como supuesto testigo clave del caso y que fue uno de los intermediarios que ganaría junto a otras dos personas un millón de dólares por intermediar en la compra.

La reunión del viernes negro

Supuestamente a solicitud del entonces Ministro de Salud se llevó a cabo una reunión el viernes 8 de mayo (aunque el exDirector Jurídico "V" habla de la última semana de abril), en la que se tomó la decisión de adquirir los 170 ventiladores.

“…en la última semana de abril -dijo el exDirector Jurídico 'V' en sus declaraciones informativas a los investigadores que dio a conocer El Deber- se llevó a cabo la única reunión donde se delineó cuál iba a ser la estrategia para estas adquisiciones e incluso, tomando contacto telefónico con el representante del BID en Bolivia, L.B, quien nos dio el visto bueno para iniciar los procesos a la Aisem. Y, por tanto, el Sr. Ministro instruye la compra de los ventiladores. Esto fue mediante nota expresa donde especificaba el número de ventiladores y las especificaciones".

Sin embargo, durante la audiencia de medidas cautelares del último sábado se supo que, en realidad, el encargado del BID en este caso había preguntado por qué la compra de los ventiladores se estaba realizando a IME Consulting y no a la fábrica y si el ejecutor tenía conocimiento de que los respiradores estaban en fase de prueba. A pesar de ello, luego el BID dio su aval.

¿Por qué este dato es importante? Porque la empresa a la que se le compró los 170 respiradores no era la fabricante, sino una intermediaria. Bolivia le compró a la empresa intermediaria española IME Consulting Services Global SL en vez de adquirir directamente de la fabricante GPA Innova, la que dijo que cada unidad cuesta máximo unos 7.225 dólares cuando, en realidad, Bolivia acordó pagar 27.683 dólares por cada ventilador. Y, hasta el momento, el BID habría desembolsado la mitad del dinero. El Gobierno boliviano ya dijo que no pagará la otra mitad así tenga que ir a juicio.

Existe una diferencia de 20.458 dólares por respirador, lo que hace en total una diferencia y ganancia para los intermediarios de 3.477.860 dólares por los 170 ventiladores solicitados. Se supone que de esa cantidad, el empresario de Cochabamba que se entregó voluntariamente se quedaría con 340 mil dólares junto con otros dos, haciendo un total entre los tres de más de un millón de dólares (1.020.000). Supuestamente la empresa española intermediaria tenía que quedarse con 876 mil dólares. Restando todos esos montos, aún no se sabe quiénes debían cobrar más de un millón y medio (1.581.860) de dólares, de ser ciertos esos montos conocidos.

Era un asunto que, en todo caso, parecía quemar las manos. Quien debía elaborar el contrato, un abogado, no quiso hacerlo y renunció. Luego, el lunes 11 de mayo, una persona llamó a las 17.00 a la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen para denunciar la existencia de un contrato con sobreprecio. Ambos hechos no son menores, primero porque muestran que algo no estaba bien y, segundo, que había la percepción de la existencia de un sobreprecio.

“En fecha 11 de mayo de 2020 a horas 17.00, en razón a una denuncia verbal de un funcionario del Ministerio de Salud, quien no quiso identificarse por la gravedad de la misma, indicó que se habría suscrito un contrato de adquisición de 170 equipos respiradores con sobreprecio y que se estuviera gestando un acto de corrupción enorme bajo el control y  supervisión del Sr. F.V., director Jurídico del Ministerio de Salud”.

Antecedentes que manejan los investigadores

Aisem, la encargada

Tanto el exMinistro de Salud como el exDirector Jurídico de dicho ministerio, hoy detenidos, confirmaron en sus declaraciones informativas que la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem) era la encargada del proceso de elección y contratación, tanto así que según el exdignatario, él no vio el contrato y ni siquiera supo cuándo llegaron los ventiladores a Bolivia. Curiosamente, el director de Aisem le habría dicho que tampoco fue la comisión de recepción de Aisem la que recibió los ventiladores.

Cuando le preguntaron al exMinistro de Salud detenido “si tiene conocimiento del contrato suscrito  entre la Aisem y la empresa proveedora de los 170 ventiladores pulmonares”, él respondió: “El contrato no lo conozco porque este es un mecanismo de la agencia que compra, los vendedores y la institución que paga el precio del contrato”. Si fuera cierto, esta declaración apuntaría a Aisem y el BID, además de la empresa que vendió los ventiladores.

En el caso del exDirector Jurídico, si bien dijo que el ministro estaba enterado de todo, luego aclaró que “aún así, es importante recalcar que la adjudicación de esta propuesta era de la Aisem”.

No sirven para terapia intensiva

A pesar de las publicaciones sobre el supuesto sobreprecio de los 170 ventiladores, el exMinistro de Salud dijo en sus declaraciones informativas a los investigadores que dio a conocer El Deber que no advirtió ninguna irregularidad en el proceso de adquisición.

"La adquisición se la realizó de manera transparente. Niego terminantemente que hubiese existido algún sobreprecio. Eso es falso".

Declaraciones informativas del exMinistro de Salud detenido

Sobre las especificaciones técnicas para la adquisición de los 170 ventiladores pulmonares, el exministro de Salud "N"reconoció que sabía que solo servirían para emergencias y no para terapia intensiva.

Siendo así, ¿no le llamó la atención al entonces Ministro de Salud el precio que pedían por dichos ventiladores?, ¿no vio el precio que ofertaban otras empresas como Cosin que pedía mucho menos dinero y mandó su oferta el 25 de abril, dos semanas antes de que se tomara la decisión de contratar a otra empresa con un precio mucho mayor?, ¿qué otras propuestas existían en mesa y por qué montos?, esas y otras preguntas no hicieron quienes le tomaron las declaraciones informativas al exMinistro de Salud.

“En mi especialidad, yo manejo ventiladores pulmonares de diferentes tipos. Al revisar la documentación de estos ventiladores pulmonares vi que son ventiladores que sirven para emergencia, que sirven como ventiladores de espera, que no pueden servir para salvar la vida de un paciente el momento que necesita de un ventilador con esas características y sabiendo que no son ventiladores de terapia intensiva, pido 170 de estos ventiladores (porque) son de muy fácil manejo, no requieren terapistas intensivos, sino (de) médicos internistas calificados".

Declaraciones informativas del exMinistro de Salud detenido

Luego el exMinistro de Salud "N" aclaró que los respiradores convencionales usados en terapia intensiva requieren de terapistas "altamente calificados" y recordó que de estos hay muy pocos en el país. "Por lo tanto, solicito que se compren 170 ventiladores, priorizando la compra de estos equipos por la emergencia y estado de necesidad imperante en el país”.

Agencia hace "dibujo libre"

La Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem) fue creada el 24 de agosto de 2017 durante el gobierno de Evo Morales mediante el Decreto Supremo 3293, como institución pública descentralizada de derecho, con autonomía de gestión administrativa, financiera, legal, técnica y patrimonio propio. Pero debe estar bajo tuición del Ministerio de Salud.

Dicha agencia debía servir para fiscalizar la construcción y suministro de equipos a 48 hospitales e institutos de cuarto nivel, en bien de la población más necesitada. El artículo III del decreto indica que el Aisem ejecutará programas y proyectos de establecimientos de salud hospitalarios; además de institutos de cuarto nivel, en el marco de los objetivos estratégicos de desarrollo.

La Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico también debe realizar el monitoreo, seguimiento, fiscalización y evaluación de programas. Finalmente, debe gestionar la suscripción de convenios, acuerdos y contratos con entidades públicas y privadas. 

No se tiene mucha información sobre cómo ha funcionado esta agencia. Sí se sabe que desde que ingresó la administración de Jeanine Áñez, los directores de la misma fueron cambiados muy seguido.

Precisamente, el 2 de enero de este año, el entonces ministro de Salud, Aníbal Cruz, hizo un fuerte comentario durante la posesión de uno de los directores de Aisem, el que se puede leer en un boletín de dicho ministerio:

"...el ministro Aníbal Cruz señaló que es un momento importante para la institución, porque en esta empresa descentralizada que manejó 1.600 millones de dólares, los proyectos estaban a capricho y dedo de quienes quisieron quedar bien con un determinado sector y no se tomó las recomendaciones técnicas pertinentes para estructurar una red de salud acorde a las necesidades de la salud de la población".

Boletín del Ministerio de Salud

Según el mismo boletín, el exministro Cruz: "Acotó que el seguimiento y sostenibilidad de los mismos no fueron controlados, en tanto la empresa hizo dibujo libre, siendo que el Ministerio de Salud es el órgano rector. El titular de esta cartera de estado señaló que ahora el órgano rector trabajará de manera científica y acorde a las necesidades de la población sin derrochar los recursos".

Bs30 millones a Aisem

Sin embargo y a pesar de dicha opinión del exministro de Salud Aníbal Cruz, el 4 de marzo de 2020 se autorizó, mediante el Decreto Supremo 4173 (cuando todavía estaba Cruz como Ministro de Salud porque renunció el 7 de abril), que dicha agencia pudiera manejar 30 millones de bolivianos, para construir con equipamiento un establecimiento de salud de segundo nivel denominado Luis Suárez Pova en Trinidad (Beni).

La obra debe realizarse sobre la base de la infraestructura y equipamiento del Centro de Salud Ambulatorio Trinidad, ubicado en el Municipio de Trinidad. Para tal efecto, se autorizó al Ministerio de Economía asignar esos recursos del Tesoro General de la Nación.

En todo caso, si bien se autorizaba la contratación directa de obras, bienes y servicios, se dijo que esto sería reglamentado por la Aisem mediante resolución expresa y que las contrataciones directas serían de "exclusiva responsabilidad de la Máxima Autoridad Ejecutiva (MAE) de la entidad contratante". Y para contrataciones mayores a los 20 mil bolivianos, se solicitaría al proveedor el RUPE y luego la Aisem debería presentar la información de la contratación a la Contraloría General del Estado.

Planilla con medio millón al mes

La existencia de Aisem implica una erogación de casi medio millón de bolivianos al mes para cubrir una planilla de 40 personas, lo que según el reporte anual en su web suma 5.967.372 bolivianos por año

Gastos mensuales y anuales de Aisem para el pago de sueldos a 40 personas (foto: web de Aisem).

Pero no solo la existencia y costo de la agencia llaman la atención, sino el hecho de que por ella desfilaron directores que no se quedaron más de unos meses durante el gobierno actual.

De hecho, el exDirector de Aisem hoy preso había sido posesionado en el cargo solo días antes del escándalo, el 29 de abril de este año. Su antecesor duró en el cargo solo cuatro meses después de ser posesionado en enero de este año. ¿Por qué?

Otros directores de Aisem fueron:

Primer Director de Aisem: el 9 de octubre de 2017 fue posesionado Miguel Freddy Saravia Aguilar como nuevo director de Aisem durante la gestión de la ministra de Salud Ariana Campero Nava. Este profesional fue cambiado en diciembre en la administración de Jeanine Áñez.

Segundo Director de Aisem: el 27 de noviembre de 2019, el abogado Rodrigo Estepa fue posesionado como nuevo director de Aisem a invitación del entonces ministro de Salud Aníbal Cruz y renunció al mismo el 13 de diciembre de 2019, renuncia que se hizo efectiva el 3 de enero de 2020.

Tercer Director de Aisem: el 2 de enero de 2020, el ingeniero civil Carlos Alberto Gutiérrez fue posesionado como cabeza de Aisem. Fue el exministro de Salud Aníbal Cruz quien lo posesionó.

Cuarto Director de Aisem: El abogado Édgar Subirana asumió el cargo en plena pandemia, pero su gestión fue muy corta porque a su sucesor lo posesionaron el 29 de abril de 2020. No se conoce la fecha de su posesión.

Quinto Director de Aisem: el 29 de abril de 2020 asumió la dirección de Aisem Giovanni Pacheco Fiorilo.

“V”, ¿figura clave del rompecabezas?

Si se toma en cuenta que quien dirigía la agencia había sumido el cargo recién el 29 de abril de este año y el entonces Ministro de Salud estaba en su cargo desde el 8 de abril,  el entonces Director Jurídico del Ministerio de Salud era el  único que parecía estar enterado de todo porque, además, fue con él con quien mantuvo contacto uno de los supuestos intermediarios de la adquisición de los ventiladores que luego apareció en escena: el empresario “H” de Cochabamba y conocido de “V”.

Si bien “V” trató durante sus declaraciones informativas de deslindar responsabilidades en todo momento indicando que toda decisión y contratación estaba en manos de la agencia Aisem, lo cierto es que este señor trabajaba en el Ministerio desde 2019.

¿Quién es “V”? Además de ocupar el cargo de Director jurídico del Ministerio de Salud desde febrero de 2019, al mes siguiente en que asumió el cargo de ministra de Salud Gabriela Montaño, fue entre 2015 y 2018 Director General de la Cámara de Diputados cuanto Montaño también estaba ahí.

¿Por qué después de irse Montaño él siguió ahí con la llegada del nuevo gobierno? El exministro de Salud Aníbal Cruz dijo que lo dejó permanecer porque era eficiente y no encontraba a otro con su perfil. El 8 de abril, el siguiente ministro de Salud lo conoció al asumir el cargo como él mismo confirmó y dijo que semanas después recién se enteró de la vinculación de “V” con el MAS.

Una orden escrita del Ministro...

“Diga usted cómo fue la reunión para el contrato de adquisición de los ventiladores que se encuentran investigados y quiénes se encontraban presentes”, le preguntaron al exdirector Jurídico del Ministerio de Salud. “V” respondió:

La reunión se realizó a solicitud del señor ministro M. N., ante la necesidad que existía de la compra de los ventiladores, el Sr. Ministro verbalmente me instruyó que conjuntamente con el Director ejecutivo de la Aisem se planifique y se realice la compra de ventiladores pulmonares que puedan cubrir las carencias y las necesidades del sistema nacional de salud.  En la última semana de abril se llevó a cabo la única reunión donde se delineó cuál iba a ser la estrategia para estas adquisiciones e incluso tomando contacto telefónico con el representante del BID en Bolivia, L. B., quien nos dio el visto bueno para iniciar los procesos a la Aisem y, por tanto, el Sr. Ministro instruye la compra de ventiladores. Esto fue mediante nota expresa donde especifica el número de ventiladores y las especificaciones técnicas de los mismos”. Supuestamente el ministro pidió tres clases de ventiladores con especificaciones técnicas que “V” dijo no recordar.

Cuando le preguntan si la nota del Ministro recomendaba alguna empresa en particular para la compra. “V dijo: “No recuerdo claramente el alcance de la nota. Actualmente la nota se encuentra en Aisem y en los archivos del Ministerio de Salud esta nota fue remitida aproximadamente el viernes de la última semana de abril”. El tenor de esta nota es importante porque no se sabe si la misma incluía la recomendación de compra de una empresa determinada, lo que podría ayudar o perjudicar más la situación del exMinistro de Salud hoy detenido, acusado de uso indebido de influencias, incumplimiento de deberes, delitos contra la salud pública, contratos lesivos al Estado y malversación y conducta antieconómica (A.C.G.).

Usucapión, la argucia de los loteadores que mata la paz de la gente

Noticia Anterior

8% de la gente iba a pie en La Paz en una infraestructura vial no muy segura, ¿y ahora?

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *