0

Guardiana (Bolivia)

Viernes 5 de febrero de 2021.- Una mujer con Covid-19 que vive en la ciudad de La Paz tenía miedo de contagiar a su hijo de unos dos años y medio. En los primeros días de enero de este año, decidió mandarlo al departamento de los abuelos en otro piso de la casa para que esté protegido. El niño también tenía la enfermedad y su madre no lo sabía. Transmitió al abuelo el coronavirus. Días después, este perdió la vida. Peor fue el remedio que la enfermedad.

Ocho de cada 10 niños se enferman por descuido o irresponsabilidad de adultos, de familiares que les rodean en casa u otras personas que llegan a esta, explica el médico Héctor Mejía Salas, pediatra especializado en Epidemiología Clínica y Vacunología. Este se enteró del caso del niño con Covid-19 y su abuelo a través de una llamada telefónica de la madre.

Niñas, niños y adolescentes sí pueden contagiar a los adultos, incluso si son asintomáticos o tienen síntomas leves como fiebre, tos, mucosidad, diarrea o erupciones en la piel. Estas señales también suelen acompañar a un resfrío y pueden ser superadas en seis días con hidratación y fármacos para bajar la temperatura.

También en las heces

Incluso se sabe que el coronavirus puede estar en las heces fecales de los bebés, explica Mejía. Por eso se aconseja no olvidar las medidas de prevención como el lavado de manos, distanciamiento físico y uso de barbijo. Los niños mayores de tres años ya deberían utilizar el tapabocas.

Esta transmisión se produce cuando algún portador del virus tose o estornuda y las gotas que expulsa llegan a la boca o la nariz de otra persona que está a menos de metro y medio de distancia. También es posible que una persona enferme si se lleva la mano a la boca o la nariz tras haber tocado algún objeto contaminado.

Mejía afirma que el 99 por ciento de niños y adolescentes no enferma con Covid-19, y los que sí lo hacen no llegan a etapas graves y no necesitan terapia intensiva para recuperarse. Y si presentan un cuadro más delicado normalmente es porque ya tenían algún problema previo de salud, tal el caso de quienes tienen, por ejemplo, cáncer.

¿Por qué sucede esto? Una de las teorías apunta a que el 30 por ciento de los resfríos en los primeros cinco años de vida son causados por virus parecidos al que causa la Covid-19. Y estos resfríos se presentan, incluso, con cierta regularidad. Esto da lugar a que las y los niños ya tengan defensas en las mucosas para bloquear al coronavirus porque ya fueron antes activadas por otro virus similar del que el cuerpo ya guarda memoria a través de células específicas para ello.

Falsa alarma en Cochabamba

El pasado 20 de enero, un médico del Hospital del Niño Manuel Asencio Villarroel le dijo a la Red Uno que dos niños de cinco meses y de 13 años habían muerto por Covid-19.

Horas después, el Servicio Departamental de Salud aclaró que las pruebas PCR que se les había tomado a los menores arrojaron resultados negativos.

A principios de febrero, el Servicio Departamental de Salud de Cochabamba informó que cerca de 500 casos de niñas y niños con Covid-19 fueron registrados durante la pandemia (desde marzo de 2020) y que solo en enero de este 2021 hubo 110 consignados.

¿Niñas, niños y adolescentes podrán ser vacunados?

A futuro, las niñas, los niños y los adolescentes podrán ser vacunados contra Covid-19. Mejía explicó que las vacunas que ya se están utilizando en varios países han sido elaboradas con información genética o con virus inerte que no tiene capacidad de reproducción para enfermar a las personas.

Las compañías fabricantes hicieron pruebas en mayores de 18 años y no en menores ni embarazadas ni personas enfermas. Entonces, hay que esperar por los resultados de los ensayos y que reciban la autorización para inmunizar a niños y adolescentes, y otros grupos vulnerables.

El diario El Correo de España informó que las compañías productoras de vacunas Pfizer y Moderna tienen la mirada puesta en los menores de 16 años. Pfizer podría probar su vacuna en niños de entre cinco y 11 años hacia finales de 2021.

El epidemiólogo Manuel Loayza escribió en el diario digital RPP Noticias de Perú que el organismo de los niños es más vulnerable y está en desarrollo, y esto podría dar paso a problemas inesperados si se aplicara una vacuna que solo ha sido probada en adultos y de la que aún se debe saber más en el tiempo.

Sugiere esperar a tener mayores certezas antes de empezar los ensayos clínicos en adolescentes y progresivamente en niñas y niños. Por ello, este tipo de vacunas para menores de edad suele tardar en hacerse y también en ser aprobada para su uso en seres humanos.

Puedes leer: Inmunólogos aconsejan vacunarse contra Covid-19 y capacitar a vacunadores

¿Y no hay peligro con las vacunas?

Héctor Mejía hace notar que hay vacunas elaboradas con virus vivos debilitados, para combatir enfermedades como el sarampión o la fiebre amarilla, y también se utiliza gérmenes muertos contra la coqueluche.

Las vacunas contra Covid-19 que están llegando a Bolivia no contienen virus vivos. Lo único que harán es despertar las defensas del organismo sin riesgo de provocar la enfermedad.

Un día de terapia intensiva no debería costar más de Bs 3.324 en las clínicas privadas

Noticia Anterior

LA CARRETERA DEL ENGAÑO

Siguiente Noticia

Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *